3 películas clásicas que puedes ver online 

 

 

Sabemos que el aislamiento, aunque sea voluntario, puede provocar estrés, mal del sueño (mejor conocido como ‘hueva’) y muchos otros males. En Filmadores no queremos que esto te ocurra; así que, para hacer que este tiempo de crisis sea más ameno, hemos preparado esta lista de 3 películas clásicas que puedes ver ahora mismo sin necesidad de salir de tu casa. Comencemos:

 

 

1. Nosferatu (1922)

Nosferatu, de Murnau, es una de las cintas más representativas del expresionismo alemán por distintas razones: la deformación de los rasgos del conde Orlock, que en muchas ocasiones recuerda a “El grito”, de Edvard Munch, una de las principales influencias del primer grupo de expresionistas que se formó en Dresde a principios del siglo XX; el alto contraste de las imágenes de la película, característica que permeó prácticamente a todo el cine expresionista; el carácter fantástico de la historia que se narra –vale recordar que fue la primera corriente cinematográfica que optó por desechar los relatos realistas–; entre otras.

Por ello, esta adaptación –la primera de la que se tenga registro– de Drácula, de Bram Stoker, se ha convertido en una película clásica que debe ser revisada una y otra vez. Aquí la puedes ver:

 

2. El gabinete del doctor Caligari (1920)

Esta película de Robert Wiene también pertenece al grupo del cine expresionista. Es considerada por muchos como la primera cinta enmarcada en esta corriente artística.

Te puede interesar: 4 accesorios para hacer cine con tu celular

Un dato (spóiler alert!):

En el momento en el que Cesare responde a la pregunta de Alan, donde predice su muerte, el plano se vuelve negro y sólo podemos ver luz en el rostro de Alan. Se cree que el contraste en esta imagen está inspirado en la Doris de cuello alto, de Kirchner, una de las pinturas insignia del grupo expresionista de Dresde.

Por supuesto, Robert Wiene no podía jugar con la saturación de colores en el cine, pero utilizó la luz y la sombra para lograr el efecto deseado.

 

3. El acorazado Potemkin (1925)

Una de las obras cumbre del constructivismo ruso. En El acorazado Potemkin, Sergei Eisenstein lleva al máximo la revolución del montaje y logra generar una gran tensión a través del ritmo en el que avanzan y se superponen los planos de la película.

Es una cinta de tinte político que procuraba levantar el ánimo de las masas que coincidían con los ideales de la Revolución bolchevique.

Sin duda, es un clásico imperdible.

 

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores