Ángulos de cámara en el cine (Parte 1)

 

 

En una escena, el ángulo de la cámara respecto al objeto o sujeto central de una toma tiene ciertas implicaciones en el sentido final de una imagen. No es lo mismo, por ejemplo, grabar a un personaje colocando la cámara a la altura de sus ojos que captarlo desde arriba, en diagonal. En el primer caso, se podría dar cuenta de una acción totalmente cotidiana; en el segundo, el personaje podría estar siendo retratado con desdén (a propósito, por supuesto).

Ahora bien, es importante que toda persona que quiera dedicarse a hacer cine conozca la nomenclatura para denominar a cada tipo de ángulo que se utiliza en el rodaje de una película. Esto con el fin de facilitar el proceso y evitar dar maromas al momento de explicar el tipo de toma que se requiere. Basta con imaginar el caos que se crearía en un set con indicaciones como: “que la cámara esté por encimita, como viendo hacia abajo, en diagonal” –algo como lo que hice en el primer párrafo–; en lugar de decir: “en ángulo picado”.

Así que, aquí vamos a revisar algunos tipos de ángulos de cámara que son básicos para la realización de cualquier proyecto que tengas entre manos. Comencemos:

 

  • Ángulo Neutro o Normal

Es uno de los ángulos más comunes del cine. La cámara se coloca, de forma horizontal, a la altura de los ojos del personaje, o bien, a altura media respecto al objeto captado. Se utiliza en gran medida en obras realistas y en situaciones cotidianas que no necesitan apoyarse en algún tipo de ángulo más “arriesgado”.

 

 

  • Ángulo Picado

La cámara se eleva por encima de los ojos del sujeto o del plano medio del objeto captado. Es decir que el personaje se observa de arriba hacia abajo de forma diagonal. Este ángulo suele utilizarse para darle un sentido de inferioridad al personaje, ya sea por su jerarquía dentro de la historia, sus características físicas o psicológicas, etc.

 

 

  • Ángulo Contrapicado

Al contrario del ángulo anterior, en este caso la cámara se mantiene por debajo del plano horizontal de los ojos del sujeto o del plano medio del objeto a grabar. Aquí se forma una línea diagonal ascendente que parte de la cámara y concluye en el personaje. Generalmente, se usa para enaltecer alguna figura y darle un sentido de superioridad ante los ojos del espectador.

 

 

  • Ángulo Cenital

La cámara se sitúa de manera completamente vertical por encima del sujeto u objeto en el cual se centra la toma. El ángulo cenital puede seguir a un solo personaje, o bien, colocarse por encima de la acción para ver lo que ocurre desde el punto de vista más alto.

 

 

  • Ángulo Nadiral

Este caso es totalmente opuesto al anterior. La cámara se sitúa de forma vertical por debajo del personaje o de la acción. Suele utilizarse con frecuencia en escenas que se desarrollan en las alturas, pero no es un ángulo exclusivo de este tipo de acciones.

Te puede interesar: Hitchcock y el efecto Kuleshov

 

Aquí concluye esta primera parte. Estos ángulos son básicos para la realización cinematográfica. Si estás iniciando tu camino en el cine, te recomiendo realizar algunos ejercicios en los cuales utilices todos estos ángulos: podrías imaginar escenas, tanto cotidianas como fantásticas, y realizar una especie de laboratorio en donde grabes la misma escena desde distintas perspectivas, siempre teniendo en cuenta el ángulo de la cámara respecto al sujeto u objeto grabado.

¡Nos leemos pronto!

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores