Clase magistral de Guillermo Arriaga

 

“No, ustedes no pueden ver Amores Perros, es una película para grandes”, decían las tías cuando se estrenó la cinta de Iñárritu, en el 2000 –¡olv, ya pasó mucho tiempo!–. Así que nos prendían la mecha y teníamos que ver por qué diablos no nos dejaban verla. El caso es que la veíamos “a escondidas”, según nosotros, y pasó de ser una travesura que transgredía las normas adultescas a un gusto adquirido por las tres historias que se mezclan en la película.

Te puede interesar: Cómo escribir el guion de tu corto sin morir en el intento

Nos sabíamos los diálogos de memoria, utilizábamos referencias de la cinta en la vida cotidiana –como si se tratara de Los Simpson– y, en fin, se convirtió en una de las películas favoritas de nuestra infancia.

Por eso recuerdo con mucha nostalgia este filme. Yo estaba acostumbrado a ver un montón de películas animadas de Disney y DreamWorks e intempestivamente salté hacia una historia muy cruda que me dejó fascinado y me llevó a buscar, posteriormente, relatos similares en el cine.

El principal responsable de este suceso fue Guillermo Arriaga –esto lo sé ahora, claro, de niño sólo sabía el nombre de Gael García y conocía a los personajes que participaban en la historia, del crew que realizó la cinta no tenía pistas–. Amores Perros es una película cuyo libreto fue pensado y escrito por el guionista capitalino.

 

Hoy se ha convertido en uno de los exponentes nacionales de mayor relevancia en el mundo del cine. Luego de Amores Perros, trabajó en el libreto de 21 Gramos (2003) y Babel (2006), completando así la trilogía que le daría impulso internacional a Iñárritu.

También es autor del libreto de Los Tres Entierros de Melquiades Estrada (2005), cinta dirigida por Tommy Lee Jones, que le valió el premio a Mejor Guion en el Festival de Cannes. Y, por si fuera poco, hace un par de años recibió el Premio Mazatlán de Literatura por su novela El Salvaje (2016).

Guillermo Arriaga marcó mi infancia con los relatos de Amores Perros y hoy, que se ha convertido en una voz autorizada en el mundo del guion y de la escritura en general, sigue apareciendo en mi cabeza cuando busco algún concepto o idea que me ayude a elaborar un texto.

Por esto mismo, quiero compartirles una clase magistral que impartió en Argentina en el 2014, como parte de Tecnópolis, un evento que reúne exposiciones de distintas disciplinas científicas, tecnológicas, artísticas y culturales.

Allí habló de la escritura cinematográfica, de literatura, de aquellos autores o pensadores que inspiraron su quehacer textual, entre otros temas. Es una charla a la cual se puede recurrir constantemente en búsqueda de elementos de apoyo para realizar un guion o para encontrar inspiración en momentos de titubeo, etc.

Ojalá que les sirva y que influya poderosamente en sus vidas. Nos leemos pronto.

Por: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores

Privacy Preference Center

WhatsApp Chat OnLine