Guionistas en construcción: Cómo escribir un guion para documental

 

 

En esta primera entrega de Guionistas en Construcción, que forma parte del contenido exclusivo del Festival de Guion En Línea #InvasiónDeGuionistas de Filmadores, desentrañaremos los secretos y las principales herramientas para escribir el guion de un proyecto documental. Para ello, usaremos como base uno de los textos más utilizados en el mundo académico para tratar este tema. Me refiero a El guion para cine documental (2010), de Carlos Mendoza, uno de los grandes impulsores del documental en México.

Carlos Mendoza identifica tres instrumentos esenciales para la realización de un documental: la hipótesis del trabajo del documentalista, el guion del proyecto y la escaleta. Así pues, haremos un repaso por estos conceptos y por sus implicaciones en el cine documental.

 

1) Hipótesis

Este concepto parte de la idea de plantear un objetivo concreto que se busca alcanzar mediante la documentación de la realidad que estará plasmada en la película. Es decir, el cineasta, que previo al documental debe realizar un trabajo de investigación acerca del tema a tratar, deberá generar “una suposición o teoría no confirmada que se admite provisionalmente. […] Una postura o punto de vista (personal) ante el tema que abordará.”

Esta hipótesis referente al tema del documental es una herramienta muy útil para la posterior organización de los elementos que se captarán en el rodaje. Por ejemplo, si voy a hacer un documental acerca del consumo de azúcar en México, tomar una postura (desarrollar una hipótesis) referente a este tema me guiará para elegir los elementos que quiero captar con la cámara e incluir en la película. Si mi hipótesis es que “el consumo de azúcar en México genera violencia entre los consumidores”, sabré que el camino para probar mi teoría será captar a personas que consumen azúcar y que tienen ataques de ira relacionados con dicho consumo. En el caso contrario, si mi hipótesis es que “el azúcar genera empatía entre los habitantes de X localidad”, habré de organizar el material de tal manera que tenga tomas en donde se pueda ver a consumidores de azúcar pasando un buen rato con otros consumidores, entre risas, abrazos, etc.

Así, la hipótesis que el realizador se plantea antes de comenzar el rodaje de un documental es un elemento fundamental para saber qué es lo que tiene que grabar y cuáles son los elementos que le ayudarán a confirmar su postura frente al tema abordado.

Te puede interesar: Apps móviles para guionistas

 

2) Guion

Respecto a este tema, Carlos Mendoza propone realizar dos libretos distintos. Un guion pre-rodaje y un guion pre-montaje. En el primer caso, el documentalista habrá de realizar un guion descriptivo en donde narre, siempre basándose en la investigación previa que ha realizado, las situaciones que quiere captar frente a cámara y el orden en el que se desarrollarán. Esto con el fin de organizar mejor el rodaje y no comenzar el trabajo con tomas realizadas de manera improvisada.

Luego, el autor recomienda escribir otro guion posterior al rodaje con el fin de estructurar el montaje del material que se ha logrado durante la etapa de producción. Aquí vale hacer una aclaración: aunque el primer guion se escribe con la intención de llevar un orden durante el rodaje, se debe tener en cuenta que este orden puede romperse una y otra vez por los cambios propios de la realidad. En un proyecto de ficción, cada elemento puede ser manipulado a placer; sin embargo, en un documental es imposible tener bajo control todas las situaciones.

Entonces, por los elementos que cambiaron drásticamente respecto a su planteamiento en el primer guion; por las situaciones emergentes que, por su valor como material de apoyo para confirmar la hipótesis inicial, tuvieron que ser captados sin haberse planeado; etcétera: ha de escribirse un nuevo guion para estructurar el montaje de la película e incluir el material extra que se obtuvo durante el rodaje.

 

3) Escaleta

Otra herramienta para organizar la escritura de un documental es la escaleta. La escaleta para documental, en realidad, no tiene ninguna diferencia con la de un proyecto de ficción. Una escaleta es un instrumento para organizar por bloques los temas que se desarrollarán en el guion pre-rodaje. Mendoza la define como un “índice numerado que indica el orden en el que se desarrolla el documental.”

Este recurso “demanda el conocimiento previo del contenido del bloque o secuencia por parte de quien elabora la escaleta y tiene un propósito concreto: mostrar el conjunto de la estructura del guion en una sola vista.”

Así, si voy a hacer un documental acerca de las actitudes violentas que desarrollan los consumidores de azúcar en la colonia Juárez, por ejemplo, la escaleta me ayudará a observar el panorama completo de la estructura del guion que escribiré.

Por ejemplo:

Escaleta:

  1. Amanecer en la colonia Juárez
  2. Entrevista con Juan Pablo Márquez, víctima de la violencia por consumo de azúcar
  3. Tiendas abarrotadas de refrigeradores con refrescos
  4. Etc.

La escaleta contiene los bloques que serán parte de la estructura de la película. No hay necesidad de desarrollarlos o entrar en descripciones puntuales de detalles, puesto que es sólo una guía para la posterior escritura del guion que se hará antes del rodaje.

Eso es todo por esta ocasión, espero que estas líneas les sean de gran ayuda para sus proyectos documentales. No olviden seguir todas las actividades que en Filmadores hemos preparado para ustedes como parte de la segunda edición del Festival de Guion En Línea #InvasiónDeGuionistas. Pueden revisar el programa aquí.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores