Consejos para hacer un cortometraje de bajo presupuesto

Una vez me preguntaron si la profesión de cine era exclusiva para gente adinerada y mi respuesta inmediata fue sí. Después de todo es una profesión que no te permite tener un empleo formal que te genere un ingreso estable y las necesidades de recursos son constantes tanto para la realización de cortometrajes como para la promoción de tu trabajo. Luego, después de pensarlo bien me pude responder a mí mismo que estaba equivocado y que existen claros ejemplos en el mundo  que han demostrado que los grandes presupuestos no siempre son indispensables para desarrollar un buen proyecto de cine.

Te puede interesar: Si quieres ser director de cine déjate de pendejadas y ponte a grabar.

Todos tenemos ese proyecto soñado de gran presupuesto que algún día quisiéramos realizar, con un reparto de actores de renombre, en una de las grandes avenidas y una elaborada puesta en escena pero, mientras los apoyos gubernamentales o de la iniciativa privada llegan debemos estar preparados para generar proyectos que podamos realizar con nuestros propios recursos.

Usualmente al realizar un cortometraje se inicia con una idea que se desarrolla y se convierte en un guion que luego tenemos que desglosar e iniciar a reunir todos los elementos necesarios para su realización; pero para un proyecto de bajo presupuesto tal vez se pudiera iniciar al revés; primero realizar un recuento de cuáles son los elementos que se tienen a la mano y con los que se pueda armar un proyecto.

¿Cuáles de tus amigos y colegas pueden colaborar contigo y qué pueden aportar? Todos tenemos en nuestros contactos un actor en preparación que necesita entrar a toda índole de proyectos como parte de su entrenamiento. Todos tenemos algún colega que es bueno trabajando con la cámara o un músico con experiencia con micrófonos y audio. En esta etapa es importante ser honesto desde el principio, invitarlos e informarles que no existe un pago en efectivo pero siempre debes estar dispuesto a ofrecer algo a cambio, desde una sesión de fotos o la revisión un guion. 

Y es indispensable saber cuánto tiempo tú y tu equipo pueden dedicarle a la grabación  ¿uno o dos días? ¿un fin de semana? Un puente vacacional puede ser de gran ayuda para que todos coincidan en agenda, aunque tengas que esperar un par de meses para ello, lo cuál te da tiempo de planear todo lo demás.

¿A qué lugares puedes desplazarte para grabar? No siempre es necesario viajar al campo o al bosque o a ese pueblo recóndito y desconocido, a veces la calle por donde transitas a diario y la tienda de la esquina pueden resultar ser un gran escenario de tú próximo trabajo. Si lo piensas y sabes observar, todas las ciudades y pueblos tienen rincones insospechados esperando a ser descubiertos.

Con algunos de esos elementos en claro puedes empezar a armar un guion conciso, concentrado en lo verdaderamente indispensable para narrar tu historia. Si una de las escenas te exige el uso de una grúa o una persecución entre varios vehículos es importante preguntarte de nuevo cómo puedes sustituirla y contar tu historia desde la base. Deja esas elaboradas secuencias para otro momento, concéntrate en uno o dos personajes y una cámara entre ellos, sí puedes narrar una historia con esos elementos podrás más adelante jugar con maestría con un mayor número de elementos y artilugios.

¿En qué no puedes escatimar? En conocer a fondo la cámara con la que trabajarás, no es necesario el modelo más sofisticado pero es importante que tú y tus colaboradores sepan sacarle provecho y lograr acoplarse con ella a las condiciones en que trabajarán. Un buen dispositivo de grabación de audio adicional es básico, a veces una buena opción es un celular con un micrófono de solapa. Y una o dos lámparas nunca están de más, hay opciones de muchos precios en las tiendas del hogar, incluso en YouTube rondan tutoriales de cómo construir tu propio equipo con luces led al estilo de grandes producciones. ¿Te gustaría estrenar un estabilizador? ¿Y qué tal construir uno con tubo de pvc?

El camino para realizar un proyecto de cine no es fácil para nadie, ni con alto o bajo presupuesto, en ambos casos los retos son muchos, lo importante es saber adaptarse a las distintas condiciones y aprender a sobrevivir. Cómo lo dijo una de mis colaboradoras más invaluables; haremos el proyecto cómo siempre, con lo que tengamos a la mano y lo mejor que podamos.

De ese tamaño es siempre el reto.

Por: José Luis Luna

Síguenos en: @Filmadores

Privacy Preference Center

WhatsApp Chat OnLine