Consejos para hacer un documental 

El otro día leí una frase muy ad hoc para el tema de estas líneas. Decía: “Todas las historias ya han sido contadas”. Es curioso que, en ocasiones, parezca que los relatos surgidos de la imaginación ya están agotados, como si la liga de la ficción se hubiera estirado hasta el límite y ya no tuviera nada que ofrecer.

Por supuesto, esta afirmación tiene sus matices, no es absoluta. Sin embargo, la frase es un buen punto de partida para pensar en el desabasto de historias de ficción y en las posibles soluciones para este desafío.

Una de estas soluciones es recurrir no sólo a la imaginación como fuente de relatos, sino también a la realidad. Esto es precisamente lo que hacen los documentalistas: encontrar historias en la propia vida, en la cotidianidad, en los distintos elementos que componen la realidad.

En repetidas ocasiones, los personajes, locaciones y situaciones reales logran narrar historias tan complejas como aquellas que surgen del pensamiento creativo. Por ello, el cine documental podría ser el héroe que venga a salvar el día ante la crisis de la ficción.

Te puede interesar: 4 accesorios para hacer cine con tu celular

Precisamente por esto platiqué con Yudiel Landa, documentaista mexicano, acerca de la labor de un cineasta de la realidad. Me habló de su película Lo que nos queda, una de las cintas más bellas que ha dado el cine mexicano y de su trabajo detrás de cámaras.

Espero que les sirva y que, quizá, les aliente a entrarle de lleno al cine documental no sólo como alternativa para la ficción, sino como fuente misma de relatos incomparables.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores