Descarga y lee el guion de Joker

 

 

Muchos odiaron la nueva película de Todd Philips y están hartos de escuchar que en todos lados se habla de ella.

Otros, los que amaron la cinta –me incluyo–, no tienen empacho con seguir comentándola y disfrutar del tren que sigue avanzando como si el combustible no se terminara.

Así que si a usted no le gustó Joker, puede dar un paso atrás y buscar otro contenido que sea de su agrado. No es necesario que inicie una batalla para convencer a otros de lo que usted piensa de la película. Por dos razones: primero, no va a convencer a nadie; segundo, no vale la pena desgastarse y hacer corajes.

Te puede interesar: Guillermo del Toro habla de su proceso creativo

En cambio, si a ti –me permito tutearte porque somos del mismo equipo– te gustó el filme, estas líneas, sin duda, serán de tu interés.

Una vez aclarado el asunto, voy a comenzar.

Ya todos conocemos la historia que se desarrolla en Joker, de Todd Philips. Un relato que incluye una fuerte crítica a la deshumanización de la sociedad, a la desigualdad y la postura de los privilegiados frente a las crisis económicas y políticas, a los recortes de presupuesto que vulneran a los sectores más esenciales –como el sector salud–, etc.

Lo anterior se mezcla con la estructura de la película para formar una gran obra que será recordada por siempre como una de las mejores cintas del 2019. Me explico: el cine no tiene por qué ser anecdótico siempre. El séptimo arte trabaja con imágenes y sonidos para provocar al espectador. Así que cada imagen cinematográfica tiene valor por sí misma: puede generar hartazgo, alegría, tristeza, etc., sin necesidad de suscribirse a un relato secuencial que te cuente una historia –una anécdota, precisamente–.

La escena más emblemática de Joker –ese momento en el que, después de asesinar a los tres jóvenes en el metro, Artur Fleck (Joaquin Phoenix), atormentado, se encierra en un baño público y comienza a bailar para evadir el sentimiento que le provoca lo que hizo– es un buen ejemplo para ilustrar lo anterior.

En ese punto, la historia no avanza. Tampoco es un momento que conecte directamente con la siguiente secuencia. Es un momento íntimo de Artur Fleck que se presenta ante el espectador y genera empatía entre ambos. Es una experiencia cinematográfica en el sentido más transparente del término: una experiencia audiovisual independiente de un asunto narrativo.

Y sucede lo mismo en otras escenas. Esto me lleva al siguiente punto. ¿Cómo se escribe el guion de una cinta como ésta? Un relato no secuencial, con una estructura casi aleatoria –que hace referencia a la estructura mental del propio protagonista–.

Para resolver esta duda, es mejor ir directamente al libreto de la película, coescrito por el propio Todd Philips y Scott Silver. Les dejo aquí el link para que lo descarguen y sigan disfrutando de esta gran obra.

Por: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores