Descarga y lee el guion de Lost in Translation

 

 

“El mejor beso es el que no se da”, dice Ayala Blanco, citando a algún gran autor cinematográfico. No recuerdo quién era: si ustedes lo saben, dejen su nombre en los comentarios. Utilizaba la frase como una regla básica para mantener la tensión en una escena, o bien, en una obra completa.

Te puede interesar: Consejos de Cine, por Guillermo del Toro

Y qué mejor ejemplo para ilustrar esta idea que Lost in Translation (2003), la cinta escrita y dirigida por Sofia Coppola. Es la historia de un amor pasajero que nunca da un salto carnal. Aunque la atracción y el cariño entre los personajes principales salta a la vista, nunca los vemos mantener contacto físico: ni un abrazo, un apretón de manos, mucho menos un beso.

Esto genera tensión. Hace que el espectador se mantenga alerta todo el tiempo, expectante del momento en el que, al fin, ellos decidan acercarse. Durante toda la película observamos a Bill Murray y Scarlett Johansson derretirse entre miradas y gestos de cariño, pero nunca dan el salto.

Esta cuestión se extiende hasta el final de la película, cuando se abrazan y uno no puede hacer otra cosa más que morir de amor: ya se ha roto la tensión y es momento de ponerle fin a la historia.

Sí, ya sé que después se besan, pero el primer contacto que quiebra el hilo que los separaba es un abrazo profundísimo.

Esta historia le valió a Sofia Coppola el premio Óscar a Mejor Guion Original en el 2004. Y era de esperarse, pues hizo de un relato muy simple una película entrañable. Y lo logra gracias a la regla básica que mencionaba Ayala Blanco.

Así que ya saben, es importane alargar el momento para generar tensión en cualquier tipo de situación, “el beso que no se da” es sólo una metáfora. En realidad, los personajes intentan alcanzar cosas distintas siempre y, mientras más se alargue el momento para que lo consigan, mayor será la tensión generada en el espectador (todo con medida).

Para concluir, les dejo aquí el link para que descarguen el guion de Lost in Translation y observen cómo le entró Sofia Coppola al asunto tratado en estas líneas.

Por: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores