Descarga y lee el guion de Midsommar

 

Ari Aster es el autor de dos de las mejores obras de terror de la actualidad: Hereditary y Midsommar. En esta ocasión, haremos un repaso por las cualidades de esta última. Una película que ha rescatado al género de los vicios que lo lastiman.

Midsommar narra la historia de una pareja que acude a una aldea de Suecia para pasar las vacaciones de verano. La pareja y su grupo de amigos son recibidos por los pobladores locales, quienes pronto los incluyen en las dinámicas rituales del lugar.

El conflicto inicia cuando los mencionados rituales dan un giro violento y los protagonistas quedan atrapados en una perversa secta pagana que abusa de ellos y los obliga a cometer distintas atrocidades.

Primer acierto: contar una historia que no apela a lo sobrenatural para impresionar al espectador. No es que los relatos sobrenaturales sean malos por sí mismos; sin embargo, en muchas ocasiones parece que los autores no pueden ir más allá, quizá encasillados por las demanda del mercado.

Te puede interesar: Descarga y lee el guion de Jojo Rabbit

Segundo acierto: es del grupo de las películas que apelan al horror psicológico y al desarrollo argumental macabro por encima de los jump scares. Hay que aceptarlo, los sobresaltos que provocan algunas cintas como El Conjuro o toda la serie que de ésta se desprende son divertidos, no escalofriantes.

Midsommar no necesita hacerte brincar del asiento para hacerte sentir incómodo frente a lo que ocurre en cada escena. Es puro horror psicológico: desde el suspenso de la primera mitad hasta la violencia exacerbada de la segunda.

Tercer acierto: Midsommar le da un giro al estilo visual que uno espera en una película de terror. Gran parte de la cinta se desarrolla en el exterior, en un ambiente totalmente iluminado y saturado de colores. No es casualidad, por supuesto. La incomodidad por la violencia es mayor si ésta se ejerce con total cinismo.

El espacio abierto y la iluminación no permiten que ni las víctimas ni los victimarios puedan ocultarse. Así que la atrocidad te pega en la cara sin atenuantes.

 

Y podría seguir ennumerando aciertos, pero necesitaría mucho más espacio para ello. Así que mejor les voy a dejar el guion de la película, para que se den una idea de cómo desarrollar este tipo de terror psicológico desde el papel.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores