Distanciamiento Brechtiano, ¿qué es y con qué se come?

 

Para contar una historia, ya sea a través del cine o de manera escrita o cualquiera que sea el método, es común que uno se preocupe por crear personajes y situaciones con los que el espectador genere un fuerte lazo de empatía.

Te puede interesar: La importancia del montaje y el Efecto Kuleshov

El éxito, en ese sentido, se vería reflejado en el momento en el que el receptor pasa por un proceso catártico a causa de una total inmersión en la obra.

Pero existen piezas cuya intención es distinta. Están cargadas de contenido de denuncia; buscan provocar la reflexión acerca de la sociedad, la política, la realidad misma, etc.

Tal es el caso de la obra íntegra de Bertolt Brecht, dramaturgo alemán cuya vena política, de lucha social, quedó impregnada en cada una de sus líneas. No está de más recordar que fue perseguido por el régimen nazi, toda vez que el autor alzó la voz en contra de Hitler y sus tropas.

Para Brecht, el éxito del contenido que producía era diferente. No se enfocaba en la generación de personajes y situaciones que hicieran surgir la empatía exacerbada. Lo que proponía era un modelo estructural que mantuviera al espectador alejado de los acontecimientos.

Me explico: a esto se le conoce como “Distanciamiento Brechtiano”. Bertolt Brecht estaba convencido de que el público necesitaba distanciarse de la obra de tal manera que observara cada situación de manera objetiva.

La empatía y la catarsis, según Brecht, provocan la pérdida de perspectiva. Por ello, si la intención de la obra es sembrar la reflexión (o incluso la acción) ante la crudeza de la realidad representada en el mundo ficticio, el autor debe trazar una barrera que suprima lo emocional entre el público y la misma pieza.

Por supuesto, el Distanciamiento Brechtiano funciona bien con un nicho específico de contenido, como ya apuntaba antes. La obra de Brecht surge por la necesidad de denunciar la ponzoña de la realidad en la que vivía (y vivimos). Y, justamente, es en estos casos donde podría aplicarse de forma efectiva.

De otro modo, si se apelara a la empatía, el contenido de la obra, por más crudo que sea, podría romantizarse.

¿Qué les parece? ¿Conocen películas que no generen lazos de empatía con los espectadores? Los leo en los comentarios.

 

Por: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores