El factor sorpresa en el cine

En cualquier momento de la vida es importante dejarnos sorprender, pero en el cine se agradece mucho más cuando una película te da un final inesperado. Regularmente, cuando vamos al cine es muy probable que por el tráiler o por la trama, a mitad de la película muchas veces ya sabemos en qué terminará la historia, pero cuando de pronto hay ciertos giros de tuerca que hacen que empecemos a dudar y a imaginarnos qué pasará… ¡uff, qué delicia!

No todos los guiones logran tener un final sorprendente, pero yo tengo al menos dos películas favoritas y me encanta que una se estrenó en 1999 y la otra en 2019. Se trata de Sexto sentido de M. Night Shyamalan y Parasite de Bong Joon Ho.

Te puede interesar: La importancia del Color y la Música en el cine de terror

Antes de que continúen leyendo, tengo que hacerles un atento aviso: ¡ALERTA, HAY SPOILERS EN ESTE ARTÍCULO! Advertidos están, si es que no han visto alguna de estas dos grandes películas.

Si bien Sexto sentido fue un blockbuster en su época, a mí lo que me encantó es que, aunque yo esperaba una simple película de fantasmas como pasó con otras películas de terror del 99, entre ellas Stir of Echoes, de David Koepp o House on Haunted Hill, de William Malone, no fue así, su final fue abrupto, pues no me imaginaba que el personaje de Bruce Willis, estaba muerto desde el inicio. Por supuesto en ese entonces yo tenía 9 años y tampoco ponía atención a cada detalle, ahora veo Sexto Sentido y noto que el director siempre nos dio varias pistas de qué era lo que ocurría con el psicólogo infantil Malcolm.

Seguro todos han visto esta película, así que no daré gran preámbulo, es la historia de Cole (Haley Joel Osment), un pequeño que vive atormentado porque ve fantasmas (éste es su sexto sentido). Conoce a Malcom (Willis), un psicólogo que lo ayuda a relacionarse con la gente y verle el lado positivo a su don.

Las escenas en las que vemos que Anne, la esposa –o mejor dicho, viuda- de Malcolm, pide la cuenta y le desea un feliz aniversario, aunque asumimos que no mira a Malcolm porque está molesta, en realidad si ponemos atención, ni siquiera el mesero lo toma en cuenta y en realidad pareciera que el mismo Malcolm no mueve ni la silla para tomar asiento. Otra pista es el momento en que Malcolm va a la casa del pequeño Cole y nuevamente damos por hecho que él estaba platicando con la madre del niño (Toni Collette), antes de que Cole llegara, pero no es así, en realidad ella está sola, como si nada, esperando a que su hijo llegue de la escuela.

Lo más interesante de la película, amigos, es que nos revela una gran verdad en nuestras vidas. La escena en la que Cole le dice “sólo ven lo que quieren ver” (refiriéndose a los fantasmas). Esto es una absoluta verdad porque en la vida real también nos pasa esto, siempre vemos sólo lo que queremos ver. En este punto es cuando Malcolm tiene toda la verdad ante sus ojos (nosotros también), él es un fantasma, pero ni él ni nosotros –si es nuestra primera vez viendo la película- queremos ver que él ya no está en el mundo terrenal. Entonces el final es sorprendente porque todo el tiempo el director y el guion de la película nos llevan por un camino en el que pensamos una cosa y al final… ¡pum! Todo cambia en la historia.

Lo mismo sucede con Parasite (2019), en lo personal me pareció la mejor película de ese año y creo que la historia es increíble y el giro de tuerca está justo en el momento en el que descubrimos que hay alguien más viviendo dentro de la casa de la familia Park. Pero en esta cinta no notamos ni un guiño que nos dé aunque sea la más mínima señal de que algo cambiará abruptamente en la historia.

Desde el inicio vemos que es una clara muestra de la diferencia entre las clases sociales y, por los ángulos y las tomas, vemos cómo de pronto la familia Taek comienza a empoderarse conforme van adentrándose más en la vida de los Park. Pero jamás nos imaginamos que la historia dé un giro total cuando la mujer que trabajaba como ama de llaves y a quien no le  veíamos, por así decirlo, mucho futuro en la historia, termina siendo el sazonador perfecto para esta magistral historia en la que tenemos horror, suspenso, comedia y drama.

La noche en la que esta mujer llega a la casa de los Park, los Taek descubren que su esposo vive como incógnito en el sótano de los Park, espacio de la casa que ni ellos sabían que existía. Aquí es cuando la historia se pone aún más interesante y es por eso que debo decir que amo estos giros de tuerca en las películas.

Aunque aquí hablamos sólo de dos ejemplos, hay más historias por supuesto, pero esto es una clara muestra de que si queremos que algo funcione, ya sea en el cine o en la vida en general, nunca hay que olvidar dar el factor sorpresa al espectador. Ese momento clave en el que las cosas cambian totalmente y entonces le presentamos al espectador una historia totalmente diferente a la que estaba maquinando en su cabeza.

 

Por Dany Boo

Síguenos en: @Filmadores