Green Book y el guion ganador del Óscar (para descargar)

 

Julia Roberts abrió el sobre rojo, sonrió, se acercó al micrófono y anunció: “Green Book”. Ante la sorpresa de los asistentes, el filme de Peter Farrelly ganó el premio Óscar a Mejor Película. Esta vez no hubo error, como aquella ocasión del desliz de Warren Beatty, pero sí hubo polémica.

A mi parecer, el reconocimiento le fue arrebatado a La Favorita, de Yorgos Lanthimos; para otros, Roma debió llevarse el premio a casa; y Spike Lee piensa que su película era la mejor.

Te puede interesar: 5 cosas que no sabías de los premios Óscar

Terminó la ceremonia y comenzó la discusión en distintos medios, como era de esperarse. Y entre la batalla por defender una cinta y denostar a la otra, desde cualquiera de los bandos (La Favorita, Roma, Spike Lee, Green Book), se perdió de vista hablar de algo importante: ¿cuáles son los aciertos que llevaron a Green Book a ganar el reconocimiento de la Academia?

Sí, entiendo que influyó poderosamente una cuestión política, pero no se puede negar que el filme tuvo las armas necesarias para, primero, colocarse entre los nominados y, segundo, derribar a los favoritos de la ceremonia.

Bien, aquí no quiero ahondar en el análisis íntegro de la cinta, pero sí es necesario hablar de su mayor cualidad: el guion de la misma. Hay que recordar que en la premiación también fue ganadora del Óscar a Mejor Guion Original.

Si pensamos en el cine como el arte del entretenimiento (entiendo que el arte como expresión tiene muchas otras vertientes, pero, en estas líneas, nos enfocaremos en esta función específica), Green Book es una gran película.

La historia escrita por Nick Vallelonga, Brian Hayes Currie y el mismo Farrelly es muy buena. Tiene fuertes rasgos emotivos, como el hecho de desarrollar una amistad cercana entre dos personajes de personalidades opuestas (el clásico “cuando te conocí, pensaba que eras bien mamón”, con el que todo mundo se identifica); mantiene la tensión en todo momento, sobre todo si se pone sobre la mesa la dificultad que viven los protagonistas para mantenerse en vías libres de racismo; y, por si fuera poco, la manera en que se expresa The Lip parece inspirarse en otro personaje italoamericano: Tony Soprano, cuyo éxito es bien conocido.

Las fortalezas de esta historia no se encuentran en las demás películas nominadas, por esto el premio a Mejor Guion Original, claro. Ahora, el motor del cine (como entretenimiento, repito) son los relatos, y en Green Book se conjuga exitosamente una historia muy atractiva con otros aspectos destacables como el desempeño de Viggo Mortensen y Mahershala Ali, el vestuario, entre otros.

Más allá de si debió ganar o no el reconocimiento más prestigioso del cine de Hollywood, Green Book es una producción muy bien lograda que debe disfrutarse.

Aquí le paro, no sin antes dejarles este regalo…

Descarga el guion de la cinta dando click aquí.

Por: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores