Guionistas en Construcción

La reescritura: tomar lo que has hecho y mejorarlo, por Syd Field

 

 

Un error común de los escritores que se enfrentan por primera vez a un guion de cine es “creer que todo lo que tienen que hacer es escribirlo y luego enviarlo”, afirma Syd Field (1984). Escribir un guion o cualquier texto en general es una labor que requiere de dedicación, tiempo y esfuerzo.

Vale recordar el dicho que circula entre los estudiosos de la creación de textos: “el escritor es 10% talento y 90% buenas nalgas“. Es decir que no importa cuán maravillosas sean las ideas; si no se trabajan luego de haber sido vaciadas en el papel, el texto no funcionará. Así que es necesario sentarse a trabajar, aunque las nalgas se cansen, y darle forma a ese guion soñado.

La creación de un guion de cine es todo un proceso de escritura y reescritura(s). Pero, ¿por dónde entrarle a este proceso? ¿Qué se debe hacer para mejorar un texto por medio de la reescritura? Syd Field propone un modelo de trabajo, dividido en tres etapas, que sirve para enfrentarse al guion de manera ordenada y encontrar la mejor manera de estructurar un relato cinematográfico:

 

Proceso de escritura y reescritura

  1. Primer borrador
  2. Etapa mecánica
  3. Pulido

 

El “primer borrador” (1.) es esa primera escritura del guion. Field propone narrar la historia sin detenerse a pensar en la estructura de la misma. Prácticamente, hay que vaciar el relato que hemos preconcebido en nuestra mente. Cuando se coloca el punto final de este primer borrador, quiere decir que el escritor está listo para comenzar a trabajar. Sí, el texto no está concluido, es apenas un montón de “palabras sobre papel“. Ahora es necesario revisarlo a profundidad para construirlo de la mejor forma posible.

Entonces inicia la “etapa mecánica” (2.). Allí, se debe realizar una radiografía integral del texto. Syd Field recomienda hacer una lectura total del primer borrador, de principio a fin, para adquirir una mirada con mayor perspectiva acerca del trabajo realizado hasta ese momento.

Te puede interesar: El principio del antagonismo y la creación de historias

De esta forma, es posible observar los altibajos argumentales y ordenar las escenas de tal manera que el texto adquiera una estructura argumental sólida. Una vez realizada esta reestructuración del guion, hay que dar paso a la revisión de la escritura como tal.

Syd Field propone trabajar por unidades de 30 páginas, en el caso de largometraje; sin embargo, si estás escribiendo un cortometraje, podrías realizar el equivalente y dividir tu guion en 4 partes para comenzar a trabajar de forma individual con cada una de éstas.

Ahora bien, el proceso de reescritura de las escenas tiene que ver, sobre todo, con “buscar la claridad y simplicidad de la imagen visual” y añadir u omitir aquellos elementos necesarios para generar mayor tensión dramática.

Cuente su historia visualmente. Intente acortar las escenas de diálogo, concentrándose en la dinámica visual.“, puntualiza Field.

Y por último, una vez que se le ha dado forma a la estructura del guion y que se ha trabajado con cada escena para mejorarla, viene la etapa de “pulido” (3.).

Ésta es la fase final y, por lo tanto, se “tiene que ser implacable“. Es el momento de eliminar todos aquellos párrafos, diálogos e incluso escenas, que no te convencen del todo. También es tiempo de añadir los últimos retoques, de pulir los detalles finales de tu historia.

Pero, ¿cómo saber cuándo concluir? ¿Cuándo debo de parar en este proceso de reescritura? Es complicado saber el momento exacto para detenerse. Principalmente porque el guion “perfecto” es más un concepto que una realidad. Sin embargo, existe una estrategia para llegar al final. Cuando te des cuenta de que pasas mucho tiempo trabajando en detalles menores como cambiar una preposición por otra o añadir una coma, debes saber que tu trabajo ha concluido.

Es la señal que indica que los grandes cambios, los cambios sustanciales, ya han sido realizados. Tu proceso de escritura y reescritura ha terminado.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores