Qué es una Final Girl y cuál es su papel en el Slasher

Los slashers se hicieron famosos por sus escenas donde involucran a adolescentes o jóvenes teniendo sexo y por la gran cantidad de muertes cometidas por puñaladas. Este subgénero del cine de horror-terror siempre ha sido predecible. Sabemos que toda historia termina con un enamoramiento y que en la mayoría de los casos la chica guapa y rubia termina tropezando al intentar huir de su asesino.

Si algo le podemos agradecer al cine de terror es que le da gran peso al personaje femenino, al igual que lo hacen los chick flicks. Pero por ahora nos centraremos en cómo se desarrolla el personaje de la mujer en el cine de terror.

Te puede interesar: El factor sorpresa en el cine

Si revisamos las películas de este género, vemos que la mayoría de las veces nos muestran a la mujer como el personaje débil que necesita protección y busca ser salvada. Incluso siempre le da a la mujer una muerte (si es el caso) más tormentosa, porque persigue al personaje y una vez que lo atrapa, no termina con su vida de inmediato, la tortura y quizá ella logra escapar y sólo atrasa el momento de su muerte. En cambio, cuando hablamos de un personaje masculino, la muerte se le da de manera casi inmediata.

El cine siempre es y será un reflejo de la sociedad, es por eso quizá que, a lo largo de la historia del cine de terror, veremos cómo el personaje femenino poco a poco pasa a convertirse en lo que hoy llamamos la final girl, es decir la chica que sobrevive al final de la película y hace frente a todas las adversidades que se presentaron en la historia.

Si bien en The Texas Chainsaw Massacre (1974), de Tobe Hooper, vemos que de los cuatro jóvenes que llegan accidentalmente a una casa de locos caníbales, sobrevive sólo una chica, ella en realidad se salva porque logra escapar de Leatherface (el asesino de la motosierra). Con John Carpenter, en Halloween (1978), la historia es distinta, pues nos presenta a una Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) que se enfrenta al asesino Michael Myers y por eso logra sobrevivir.

Estos dos ejemplos son muestra de que el cine de terror, pese a que llega a mostrar a la mujer como un personaje que necesita de alguien más para sobrevivir, poco a poco con los directores y el paso del tiempo ha posicionado a la mujer como el personaje fuerte que logra sobrevivir ya sea porque vence al villano ­o huye de él.

Con Janet Leigh en Psycho, vimos a una mujer que se siente culpable de sus acciones, tras robar una fuerte cantidad de dinero “por amor” y, al imaginarse el terrible panorama que le espera si se entrega a las autoridades decide huir y cae en manos del asesino serial Norman Bates.

Leigh interpreta a una mujer confiada, tímida y que no muestra su fortaleza interna. En cambio, con su hija, Jamie Lee Curtis, en Halloween, vemos cómo el personaje de Laurie deja de ser esa joven tímida e introvertida y se convierte en una mujer que deja de tenerle miedo a su agresor, lo enfrenta y saca fuerzas desde su interior para protegerse.

En Suspiria (1977), de Dario Argento, conocemos la historia de Suzy Bannion (Jessica Harper), una estudiante de ballet que llega a la prestigiosa academia de baile Tanz, en Friburgo, Alemania. Poco a poco descubre que está en la boca de una secta de brujas y que ella, su juventud y talento, son el platillo principal de un banquete.

En este ejemplo notamos dos cosas, la mujer también puede ser violentada por otras mujeres, no sólo existe el villano masculino, sino que la violencia tiene diferentes rostros. Entonces Argento nos muestra la vulnerabilidad de una mujer justo dentro de un círculo de mujeres, donde supuestamente debería sentirse más protegida o en un ambiente en el que se supondría no es riesgoso.

Con esto vemos que el género de horror además de mostrarnos de distintas maneras que la mujer se encuentra vulnerable no sólo dentro de un círculo de hombres sino también de mujeres, nos hace ver que la mujer junto con la sociedad, va cambiando su perspectiva, y que cada uno crea a su propia final girl.

Por Dany Boo

Síguenos en: @Filmadores