¿Qué es una ‘película de culto’?

 

Hay muchos términos que se utilizan en el argot cinematográfico y que se da por entendido que todo mundo sabe lo que significan. Sin embargo, esto no siempre es así. En muchas ocasiones se confunde el sentido de ciertas frases y conceptos. 

Tal es el caso del término ‘película de culto‘. Se escucha y se lee por todos lados, pero es común que se emplee sin fundamento. En estas líneas descifraremos el sentido esencial de este concepto para disipar los males que lo aquejan.

Primero, habrá que definir lo que se entiende por “culto“. Según el Diccionario de la Lengua Española de la RAE, una de las acepciones de ‘culto’ es la siguiente: “honor que se tributa religiosamente a lo que se considera divino o sagrado”; otra acepción es ésta: “admiración afectuosa de la cual son objeto algunas cosas”.

Así que, básicamente, el culto es un tributo hiperbólico a un objeto preciado, ya sea un amuleto, una persona o una película. Cuando se habla de una ‘película de culto’ se hace referencia a una obra audiovisual que ha adquirido una sólida base de fanáticos que la califican como un producto enmarcado entre los mejores.

Esto por un lado. Sin embargo, el concepto aún tiene otras implicaciones. Se sabe, por ejemplo, que las películas de Marvel cuentan con un fandom gigantesco que defiende cada película de dicho universo a capa y espada. No obstante, estas películas no son consideradas como cintas de culto por la siguiente razón.

Cuando se habla de una ‘película de culto’ se hace referencia a una cinta de serie B, es decir, de bajo presupuesto, o bien, que no tuvo los reflectores merecidos en el momento de su estreno y que, con el paso del tiempo, fue rescatada del olvido y revalorizada tanto por la crítica como por los espectadores.

Te puede interesar: Qué es un Storyboard y para qué se utiliza

En el caso de Marvel, aunque tenga una base sólida de seguidores, sus productos no surgen de las sombras. Son películas con producciones millonarias y con enormes campañas de comercialización que aseguran éxitos inmediatos.

Ahora bien, si unimos lo dicho acerca del significado de los tributos con el matiz de las películas de serie B que se convirtieron en obras insertadas en el canon de gran parte de la comunidad cinematográfica, tendremos como resultado el sentido fundamental del término ‘película de culto’.

Ejemplos hay muchos: Perros de reserva, de Tarantino, una película grabada con escaso presupuesto: una sola locación, actores novatos –que participaron con el director más por amistad que por dinero y que, más adelante, se convirtieron en estrellas consolidadas–; The Rocky Horror Picture Show, un musical que hoy es homenajeado por el mundo del cine, pero que en su momento ni siquiera se estrenó fuera de Australia; etc. Cintas que transitaron desde las dificultades hacia la cima del éxito; es decir, películas de culto.

Nos leemos la próxima.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores