De hacer cortos sin dinero a estar en pre producción para mi primera película

De hacer cortos sin dinero a estar en pre producción para mi primera película

 

 

Hace unos días me llegó un mensaje preguntándome “¿cómo le había hecho para tener a los actores y la mitad de la producción lista sin aún haber terminado el guión? Así no se hacen las cosas, cabrón”. Mis actores están más que entusiasmados por iniciar el rodaje. Ojo, no estoy diciendo que haremos una película sin guion, al contrario, nos estamos tardando porque como una vez me dijo un guionista el cual le tengo muchísimo respeto: “Debes hacerlo anti-balas, que la gente no pueda cuestionar las acciones porque estará justificado”. Y vaya que esa frase ha retumbado.

Te contaré una historia sobre mi vida y cómo fue que llegué a este punto. Así que ve por tu café, un té o una chela, ponte cómod@ que se va a poner sabrosa la lectura. ¿List@?

Todo inicia cuando terminé la universidad. Como todo universitario pendejo, ya me quería comer el mundo. Recuerdo muy bien que puse un estado buscando actores y actrices, el cual fue ignorado porque pues, ¿quién chingados era yo, no? Que por cierto, hace poco releí el guion y es una basura.

Pero ese mismo mes pasó una tragedia: mi abuela materna muere y todo se fue a la mierda (créeme que escribir esto me apachurra el corazón) y pues ese cortometraje que habíamos planeado un amigo y yo lo terminé botando, no quería saber absolutamente nada de nada.

Hasta que una noche decidí escribir lo que sentía. Todo ese peso que cargaba sobre mis hombros lo terminé plasmando y drenando en una especie de poema/historia sobre un hombre que no podía salir de ese circulo vicioso, ese bucle de depresión y melancolía y, así, fue como escribí “Esperando una Eternidad”, un cortometraje sencillo, con una producción MUY básica, salvo por el personaje principal que quedó increíble –aún tengo el títere de plastilina en casa de mis papás–.

Ganó premios, pero al final de cuentas, lo único que me importa de ese cortometraje fue que lo hice en memoria de mi abuelita, y sé que ella hubiera estado orgullosa de mí.Ahora vamos a algo más divertido, porque ya se bajó el ánimo con este párrafo, lo siento. Por ahí del 2016, tuve la suerte de ser invitado como director para un equipo que formó un amigo en el 48 horas film fest aquí en CDMX. El rally donde hacen un cortometraje en un fin de semana: desde escribirlo y grabarlo, hasta editarlo y entregarlo. Es una experiencia chingona, no te voy a mentir. Conocí personas muy chidas en la fila. El equipo con el que trabajé, increíble. Aún conservo varios amigos con los que hablo a menudo. La verdad fue una experiencia muy chida.

Te puede interesar: “Si después de leer esto, no te inspiraste a grabar un cortometraje, te invito una cerveza”

Mientras estaba en Chilangolandia, me fui con un primo a quien le tengo un inmenso cariño y respeto, él es músico de profesión, lo puedes ver en fonditas tocando o hasta en el metro, pero no es el típico vagonero que anda con su ruidero, es un músico estudiado que disfruta lo que hace: al grado que armó su propio estudio en su departamento.

Mientras estábamos en la calle, amenizando la comida de las personas, decidí grabarlo con mi celular –este dato es importante porque muchas personas no quieren siquiera iniciar con su cortometraje porque no tienen una pinche cámara profesional– y así surgió un pequeño proyecto llamado “Who is?”. Eran micro-documentales sobre personas interesantes que hablaban un poco de ellos y de lo que hacen; todo en menos de 1 minuto. Y al volver a mi ciudad y replantear mi vida, llegué a la conclusión de que quería dedicarme de lleno a hacer cine y este tipo de producciones.

En el 2017, me pasaron a editor de dos páginas bastante grandes llamadas “Tras la cámara” y “Soy Cineasta”. Yo solía hacer live-streams ahí: ayudando y dando consejos –obviamente desde mi punto de vista y hasta lo que alcanzaba a apoyar con mi conocimiento porque ¿quién chingados soy yo?–. La verdad, sólo soy un vato al que le gusta escribir historias; la verdad es que hablo muchísimo y a veces tiendo a darle vueltas a la misma cosa; pero he logrado enfocarme en el punto al que voy… y ya estoy divagando.

Lo que quería decir con todo esto es que gracias a esas páginas, logré darme un pequeño impulso. Me puse como meta de corto plazo hacer un documental. El tema era interesante. Una amiga había logrado salir de Chicago para seguir su sueño como músico, logró entrar a una agrupación de puras mujeres y pues la verdad es que, desde que inicié con mi proyecto de “Who is?”, quería intentar hacer un documental sobre su historia.

¡Venga! todo planeado: Visa aprobada, junté un dinero, amigos me apoyaron con una fondeadora, todo listo, ¡FUGA! Al llegar, la realidad me golpeó bastante cabrón Para empezar no podía estar grabando en el ensayo, MUCHO menos en donde tocan. Logré grabar una que otra cosa, pero nunca pude formalizar el “documental” y a la fecha es de los proyectos que más me duele haber encajonado –pero no olvidado–.

Ese mismo año, al volver a Torreón, inicié, con un Crew pequeño, un proyecto llamado “Una Semana Un Metraje”. Y aquí, amig@s mí@s, es donde se pone divertido. Un cortometraje a la semana: no tenia presupuesto, pero nos las ingeniábamos para lograr sacar el cortometraje. Hubo unos divertidos, hubo unos muy buenos y hubo unos que de plano sí terminaron siendo MUY malos. Mi favorito es uno donde un muy querido amigo mío juega a la ruleta rusa.

Después de haber hecho todos estos cortometrajes, tuve la fortuna de irme a trabajar un tiempo a España, pero esa historia no me gusta contarla, sólo puedo decir que aprendí muchas cosas y volví a México, a Torreón, con una sola cosa en mente: hacer una película antes de cumplir 30 años (Spóiler alert, no lo logré).

Pasaron unos meses y traía una depresión bastante culera. Me repetía a mí mismo: esta ciudad sólo me está ciclando. Y tomé una de las decisiones mas importantes de mi vida: mudarme a CDMX. Le dije a un amigo mi plan y sí, él quería intentarlo también. Ya era un hecho, en enero 2019 nos lanzábamos a la aventura.

Llegamos y un amigo nos dio alojamiento por 4 días en un cuarto donde guardaba todas sus cosas. Yo había conseguido trabajo y necesitaba buscar un departamento o un cuarto lo más pronto posible.Conseguimos un cuarto que tenía un baño propio. Nos quedamos ahí durante un mes y medio –cabe mencionar que la casera se clavó la mitad del depósito–. Luego nos mudamos al sur, por Televisa, donde conseguí un trabajo de noche. Ahora trabajaba en la mañana y en la noche. Esto me causaba un poco de estrés mental, pero al menos logramos conseguir un departamento decente.Pasaron unos meses y mi vida se había vuelto monótona, pero había desempolvado una historia. Estuvimos trabajando en ella –quien ahora es la guionista del proyecto del que les hablaré y yo–. Tiene por título: “Persiguiendo El Amanecer”. Es mi opera prima.

Una historia que he estado escribiendo desde que falleció mi abuela y mi tío, un tiempo después. No dejaba de pensar en eso y, al escribir esta historia (hace 6 años), fui metiendo elementos y detalles relacionados con ellos. Los personajes tienen una personalidad que los terminas queriendo muchísimo.

Pasaron unos meses y sabía que necesitaba orientación para poder sacar este proyecto adelante. Hablé con todos mis amigos que habían trabajado en algún guion que terminó en la pantalla grande, amigos guionistas, personas que trabajan en el medio y recordé que había un director que hizo una película tan conmovedora, que el puro tráiler ya te tiene en lagrimas (si te gustan los perritos, te la recomiendo, se llama “Cometa: él, su perro y su mundo” y ya la puedes ver en Amazon Prime).

Le mande mensaje invitándolo a comer porque quería preguntarle unas cosas sobre su película y aprovechar para pedirle unos consejos. Yo ya en mi mente estúpida pensaba “awebo puedo hacer mi película con poco presupuesto y la pura idea va a vender y ya solo consigo un contacto en Netflix y ya”. Pues déjame decirte que si así piensas, estás igual de pendej@ que yo.Aquí es donde aplico mi “teoría de la chela”. Le pregunté sobre su película, cómo la financió, qué obstáculos tuvo… tú sabes: todo eso. Y luego, ya entrada la conversación, le pregunté sobre cómo podría hacerle yo con mi película. Tuve la confianza de darle el Pitch sin siquiera haberla registrado; fue arriesgado, demasiado… pero cuando le conté el ultimo remate de la historia se quedó callado, le dio un trago a su bebida y me dijo: “quiero producirte”. Me quedé frío.

¿Qué mierda acaba de pasar? ¡Acabo de pitchear una película sin haberme dado cuenta! Yo sólo quería que me diera un consejo y terminé con un productor. ¿Recuerdas la teoría de la chela que mencioné antes? Una chela te puede llevar lejos, es como el Pitch del elevador, la diferencia es que es con chelas. Como todo productor, me pidió el guion. Le dije que no tenía pero sí tenía la historia escrita. Y aquí pasaron 3 meses en lo que la escribíamos y registrábamos.

Una vez con la historia registrada, me dijo: “¿Ya tienes pensado a quién quieres de actor principal?”. Y yo sin dudarlo le dije: “a Humberto Vélez” –el actor de doblaje que hace la voz de Homero Simpson–, “muy bien, ¿puedes contactarlo?”… Jamás había hecho un casting por internet, pero va, le mandé un mensaje por inbox invitándolo a comer y a platicar sobre un proyecto. Aquí es donde aprendí una lección bastante importante: los actores no son inalcanzables. Todo está en cómo los busques, cómo les cuentes el proyecto y, sobre todo, en SER DIRECTO en todo momento. Lo que más odian es que les mientas. Quizá no tengas dinero para hacer tu proyecto, pero nunca sabes lo que podría suceder.

 

Lo mismo sucedió con Gabriel Chávez y Octavio Rojas: los invitamos a comer, les platicamos el proyecto, hablamos de números y de la idea en general, y puedo decirte que todo ha fluído de una manera increíble.Los personajes tienen una personalidad tan real que cuando vi a los 3 actores juntos, no podía dejar de pensar en mis personajes. Es increíble cómo cada uno de ellos está destinado a personificarlos. Es como una sincronía que no podía ser mas perfecta.

Si quieres inscribirte a alguno de nuestros cursos en línea, da click aquí

Ya te escucho diciendo: “¡Ah, cómo eres mamon!”, pero es que es cierto, tanto nuestra guionista como nuestro productor están más que sorprendidos de todas las coincidencias que hemos descubierto a lo largo de esta pre-producción.

Por último, te daré un consejo que le daría a mi yo de hace 9 años: la vida te va a patear las bolas, así que agárrate. Sigue escribiendo, creando, grabando, harás cortometrajes culerísimos, pero aprenderás. Piensa bien y procura no cometer el mismo error 2 veces. Y también recuerda esto: el crew es lo mas importante. Haz muchos amigos y una chela siempre puede llevarte lejos. No desperdicies oportunidades, arriésgate y sobre todo, no pierdas el camino.

Por: Blake Zúñiga

Síguenos en: @Filmadores


Más Apps Móviles para Cineastas

Más Apps Móviles para Cineastas

Te puede interesar: Apps móviles para cineastas

Para los que no saben, hace un par de meses compartí una entrada llamada “Apps Móviles para Cineastas” y ahí les prometí que les compartiría más apps porque la neta son un chingomil. Así que, aquí estoy de nuevo, frente a mi monitor, recopilando ahora otra lista de apps que, en este caso, te servirán para filmar un rodaje completo. Algunas de estas aplicaciones se pueden descargar libremente, mientras que otras son premium; unas son para iOS, otras para Android, y algunas para ambos sistemas operativos.

Y para ya no hacerla tanto de emoción y dar por concluido este tema, aquí te van algunas recomendaciones. Espero que la tecnología -como casi siempre- te salve de apuros y te deje súper satisfecho(a) con tu película.

FiLMiC Pro Mobile

Sistema Operativo: Android e iOS

Precio MX$279

Crea el mejor video móvil de tu vida con la app FiLMiC Pro. Los nuevos y potentes controles de esta app la ponen a años luz de la competencia. Tiene tres modos de disparo que se adaptan a tu estilo, control total del panel de imágenes en cuanto a temperatura y matiz. Perfiles LOG o Flat Color para colorear el contenido y obtener resultados espectaculares. Graba 25 fps PAL en países ROW, 30 fps NTSC o 24 fps por defecto para imágenes hermosas y cinematográficas. La cámara lenta, la cámara rápida, una gran cantidad de resoluciones y relaciones de aspecto significan que puedes lograr lo que sea que te imagines. Clasifica, selecciona, agrupa y comparte rápidamente tus clips favoritos desde su potente y elegante biblioteca FiLMiC.

Vizzywig

Sistema Operativo: iOS

Precio: USD$79.99

Vizzywig 4K es la primera aplicación todo-en-uno de creación de películas que combina la grabación y la edición en la vista de cámara. Grabación multicámara y Live Switching en HD, 4K y ahora 5K. Con su nuevo Universal Picker, tú puedes seleccionar, editar, transformar e importar múltiples fotos y videos (en orden) en un solo paso desde álbumes, Dropbox, cámaras digitales y más. Añade música, intros de estudio, títulos, tercios inferiores, B-Roll, créditos de desplazamiento y mucho más en cuestión de segundos.

iMovie

Sistema Operativo: iOS

Precio: App Gratuita

iMovie te permite disfrutar tus videos e historias como nunca antes mediante su diseño optimizado y los gestos Multi-Touch intuitivos. Explora tu videoteca, comparte tus momentos favoritos, crea hermosas películas y ve todo en cualquiera de tus dispositivos utilizando iMovie Theater. Con la extensión de iMovie, transformar cualquier video en algo más evocador es fácil y divertido; y se lleva a cabo directamente en la app Fotos.

Action Movie FX

Sistema Operativo: iOS

Precio: App Gratuita

¡Luce como una estrella de acción mientras escapas de un ACCIDENTE DE TRÁFICO masivo! Las características de esta app son bastantes, tiene tres efectos especiales de en la oscuridad Star Trek: Pelea Phaser, Sobrevuelo Enterprise y Torpedos Fotón. Cinco efectos especiales de gran presupuesto gratis: Avalancha, Ataque de Misil, Car Smash, Roca de Demolición y Terreno Duro. Diseño de Sonido por Skywalkerr Sound, tracking de video rápido y automático, música, efectos de sonido y destellos de lente. Después puedes publicarlo en Facebook o enviar un correo a tus amigos.

¿Qué te parecieron? Éstas son algunas de las aplicaciones favoritas de los cineastas: de las innumerables opciones que hay, esto es sólo la punta del iceberg. ¡Me gustaría saber de ti! ¿Qué aplicaciones crees que faltan en este pequeño listado? ¿Qué estás usando en tu día a día para hacer tu trabajo un poco más fácil? Estaría cool que nos compartieras tus sugerencias en la sección de comentarios.

¡Nos leemos en el futuro! 

Por  @NancyNSalazar

Síguenos en: @Filmadores

 


Storyboard: Cuando las películas son cómics

Storyboard: Cuando las películas son cómics

Hace un par de años, hubo una exposición de Dreamworks en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey. Entre las piezas exhibidas estaba el storyboard de “Cómo entrenar a tu dragón” en formato original. Era una colección de páginas que ocupaba una pared bastante amplia, con el equivalente a la adaptación en cómic de una película de hora y media.

Te puede interesar: Consejos para hacer un cortometraje de bajo presupuesto

Aunque yo no soy cineasta, desde hace varios años me dedico a escribir cómics, y desde mucho antes, a escribir prosa. Siendo honesto, al igual que muchos autores, en  mi cabeza yo estoy viendo una película. Puedo ver los planos, los movimientos de cámara, los paisajes, la luz y aun más, puedo sentir la temperatura, oler y saborear el entorno. ¿Cómo compartir con el mundo fuera de mi cabeza esas historias? Un primer paso es la escritura, la descripción de los personajes, escenarios y hechos que ocurren. Y tal vez para un escritor esto sea suficiente, pero cuando deseas además narrar en imágenes, se vuelve necesario no solo saber describir, sino que la persona que lo lea, capte la idea.

El storyboard es una herramienta muy útil, que nos permite a los guionistas expresar con claridad esos movimientos e imágenes que ocurren dentro de nuestra historia. Es sencillo ver una serie de paneles que imitan la pantalla del cine o la televisión y apreciar en ellos el bosquejo de las imágenes que describimos, no solo para nosotros, sino también para el equipo creativo y, cosa muy importante, para quienes van a apostar su dinero en el proyecto. También permite saber qué escenas tendrán una demanda mayor de recursos técnicos y definir  un presupuesto.

Aunque los formatos sean heterogéneos, en el storyboard se encuentran dos tipos de elementos, los visuales (las escenas, perspectivas, encuadres, ángulos de cámara y como se mueve) y los descriptivos (que incluye la descripción de la escena y los diálogos), podemos encontrar que un story board bien hecho es capaz de convertirse casi por sí solo, en una versión esquemática de la película, similar a un “animatic”, aunque de origen, puede ser tan sencillo como dibujar monitos de “palitos y bolitas”.

Por eso me gusta pensar que antes de que una cinta lo fuera, tuvo su origen como un cómic.

Por: Abraham Martínez

Síguenos en: @Filmadores


Mi experiencia como voluntaria en un festival de cine

Mi experiencia como voluntaria en un festival de cine

Dentro de la industria cinematográfica los festivales de cine son un evento que reúnen una selección de largometrajes y cortometrajes (que pueden o no estar compitiendo por un premio). Se realizan proyecciones, se ofertan producciones y la comunidad disfruta de diversas actividades. El festival más antiguo (y aún vigente) se celebró en Venecia en 1932. Y desde entonces se han creado numerosos festivales por el mundo. México cuenta con una larga extensión de ellos. Pasando por Los cabos hasta llegar a Campeche. Durante todo el año se lleva a cabo una variedad diversa de festivales.  Podemos disfrutar proyecciones nacionales e internacionales.

Te puede interesar: VIDEO: ¿Qué hace un director de cine?

Para los amantes del cine, los curiosos y los futuros profesionales hay una opción para conocer a fondo cómo se vive un festival de cine: ser voluntario.

El voluntariado es una manera de ser parte -antes, durante y después- de los festivales de cine que existen en el país. Para mi fortuna, pude ser voluntaria en la cuarta edición del Festival de Guion Cinematográfico de la asociación civil Escribe Cine (que se realizó en 2018).  Y cuyo objetivo es reconocer el papel de los guionistas en el proceso de creación cinematográfica.

Dicho festival tuvo la duración de una semana. Contó con una muestra de largometrajes y cortometrajes, charlas con los guionistas, la competencia de guiones, asesorías para los concursantes y clases magistrales. Como voluntaria pude presenciar la mayoría de las actividades y convivir con organizadores, profesionales, concursantes, público y otros voluntarios.

Después de esta experiencia puedo compartir estas 7 razones para ser voluntaria:

1.Trabajas en equipo

Los festivales tienen un equipo de organización y logística que sostiene tanto las actividades como a toda la gente que participa en él. Como voluntaria aprendes a trabajar con todo ese equipo para ejecutar las actividades. Para que se logre es fundamental escuchar y colaborar con los demás.

2.Creas puentes entre el festival, los participantes y asistentes

El equipo de voluntarios se convierte en una parte tangible del evento. Representan al festival ante la gente que asiste. Y se vuelven un enlace entre el festival y todos los involucrados. Por ello, tienes la oportunidad de conocer a bastante gente del medio.

  1. Construyes de forma horizontal

En el voluntariado tuve la valiosa experiencia de ser tratada como una parte igual. No había una jerarquia que me hiciera menor frente a alguien más. Creamos entre pares con los demás voluntarios y organizadores para generar un trabajo en conjunto. Desde el primer día hasta el último me sentí cómoda y tranquila con el trabajo que realizamos.

4.Practicas  tus habilidades

Todos somos buenos en algo. Por ejemplo, yo tengo gran facilidad para organizar cosas. Desde horarios hasta actividades. En el caso del festival pude practicar mis habilidades. Al igual que muchos de mis compañeros que tenían conocimiento en otras áreas  como la fotografía, expresión oral, escritura, entre otras. Y con ello sentirnos cómodos y sin presiones.

  1. Compartes saberes

Y para las actividades que desconoces o no tienes experiencia, muchas veces puedes aprender de los demás voluntarios y organizadores. Algo increíble de los festivales es que crean redes en el medio. Conocerás a mucha gente que busca o quiere seguir el mismo camino o ya tiene bastante experiencia y pueden compartir lo que saben. Es un buen espacio para ampliar tus contactos.

6.Te conviertes en alguien activo en el medio

Si te interesa el medio cinematográfico o sueñas con ser un profesional. El voluntariado es una opción para empezar a abrirte camino en la industria.

  1. Te diviertes

Ser voluntario es un trabajo que conlleva bastante responsabilidad. Sin embargo, al mismo tiempo juegas, te diviertes y disfrutas al hacerlo. Para nada es aburrido. Creas una comunidad y lazos con todos los involucrados.

Por último, si te interesa ser voluntario, pero no sabes qué hacer, muchos festivales publican sus convocatorias con meses de anticipación para seleccionar voluntarios y trabajar previamente al festival. En la Ciudad de México hay varias opciones como FICUNAM, Ambulante y la MIC Género. Cada uno trabaja a su manera, pero todas son buenas opciones para realizar un voluntariado.

Por: Itzel Arriaga

Síguenos en: @Filmadores


Mira el Documental: La generación de cineastas que cambió Hollywood

Mira el Documental: La generación de cineastas que cambió Hollywood

Peter Biskind es un crítico e historiador norteamericano que escribió allá por 1998 un libro titulado: "Easy Riders, Raging Bulls: How the Sex-Drugs-and-Rock 'N Roll Generation Saved Hollywood"

Te puede interesar: VIDEO: ¿Qué hace un director de cine?

En dicho libro se hacía un repaso por la década de los setentas en Hollywood, un periodo muy fructífero de películas que habían sido dirigidas por una nueva camada de cineastas.

Dicha generación de cineastas estaba compuesta por Martin Scorsese, Francis Ford Coppola, Steven Spielberg, George Lucas, Brian De Palma y varios más. Estos jóvenes cineastas lograron entrar a un Hollywood que estaba en franca decadencia, los estudios estaban en crisis, las viejas glorias del cine estaban (actores, productores, directores y actrices) en sus últimos suspiros y varios de ellos retirados.

Por esta razón, los ejecutivos poco a poco permitieron la entrada a los estudios de esos cineastas, que en ese entonces eran jóvenes y desconocidos, buscaban talento nuevo, cineastas que entendieran al público joven y le dieran las películas que quería ver.

Esa decisión transformó la industria, transformó el cine norteamericano y por supuesto, la historia del cine en todo el mundo.

Una generación de cineastas salidos de las escuelas de cine, una generación dorada compuesta por cineastas que hoy vemos como leyendas, esa generación empezó desde abajo, desde cero.

En el año 2003, salió a la luz un documental homónimo dirigido por Kenneth Bowser y presentado por la BBC de Londres.

En este documental, Bowser, se vale del libro para revisar la historia de la generación del "Sexo, drogas y rock and roll" y cómo esos jóvenes y rebeldes cineastas, de cabello largo y actitud arrogante salvaron Hollywood.

Sin duda, este es uno de los trabajos fílmicos que más te inspirarán para animarte a hacer cine, es un testimonio de la proeza de estos cineastas y como con talento, pasión y entrega, se puede cambiar al mundo.

Por ello, nos sumergimos en la red y pudimos encontrar este documental. Lo mejor de todo es que está subtitulado.

¡Disfrútenlo!

https://www.youtube.com/watch?v=i0jsxeXXtBk

No olvides compartir esta nota para que tu comunidad crezca.

Síguenos en: @Filmadores


VIDEO: ¿Qué hace un director de cine?

VIDEO: ¿Qué hace un director de cine?

Es muy común que cuando decidimos dedicarnos a hacer cine nuestro primer instinto nos lleve a decir: "Quiero ser director", pero si somos honestos, muy pocos saben lo que realmente hace un director de cine.

Te puede interesar: Si quieres ser director de cine déjate de pendejadas y ponte a grabar.

¿Qué hace un director de cine?

Esa es la pregunta del millón de dólares, este puesto es muy difícil de definir ya que si lo analizamos un poco, nos damos cuenta que los directores no tienen un instrumento el cual manipular, es decir, no utilizan una cámara como el cinefotógrafo o un micrófono como el sonidista.

Sin embargo, al final de la velada los directores de cine son los que se llevan las palmas, son los que reciben el reconocimiento por una película que en su mayoría de las veces ni siquiera escribieron.

¿Por qué?

La respuesta reside en una simple comparación, el trabajo del director de cine es muy similar al del director de una orquesta, si comparamos ambas profesiones nos damos cuenta que el director de orquesta no toca un solo instrumento en todo el concierto y es él o ella, quien recibe todo el crédito.

Esos artistas reciben el crédito porque sus "instrumentos" (en el buen sentido de la palabra) son sus músicos, es decir, así como un violinista es un experto en manipular el violín para sacar los sonidos que desea, un director de orquesta es experto en manipular a esos músicos para obtener los sonidos que busca en su sinfonía.

Es lo mismo con el director de cine, el cineasta se vale de su equipo para llevar a cabo su visión particular sobre una idea, sentimiento o historia y así, dejar su huella en el trabajo final.

Decidimos hacer un video que explica cómo lograr esto para dar un poco de luz sobre las tareas que realiza un director de cine, ojalá te ayude a entender más esta hermosa profesión.

Puedes verlo aquí

 

https://youtu.be/SWAvR-GIdMc

Si te gustó el video suscríbete a este canal pensado para los que aman hacer cine.

Síguenos en: @Filmadores


VIDEO: El consejo que todos los productores de cine primerizos deben escuchar

VIDEO: El consejo que todos los productores de cine primerizos deben escuchar

Hacer cine es una tarea compleja, todos los que nos dedicamos a esto lo sabemos y hasta los que van empezando lo intuyen.

Una de las áreas más ingratas, pero a la vez más emocionantes e importantes del proceso de creación cinematográfica es la producción.

Por lo menos en México, es muy común que exista una gran confusión sobre las tareas que un productor de cine realiza, si quieres conocer un poco más de estas tareas te recomendamos el siguiente artículo.

Te puede interesar: 3 Consejos para hacer cine con  tu celular

En esta ocasión vamos a dejar las complicaciones propias del oficio del productor para concentrarnos en dar las herramientas, o por lo menos la inspiración, que a veces nos hace falta, para levantar un proyecto cinematográfico.

El productor de cine y televisión Aaron Steele concedió una entrevista para Film Courage donde revela lo que a su consideración, es el mejor consejo que un productor de cine novato debe saber.

A continuación transcribimos un fragmento de dicha entrevista:

“Yo diría que este es el consejo número uno para los productores: Cada vez que alguien te diga que no puedes hacerlo, ignóralo de inmediato. Tienes que creer en ti, tienes que creer en el proyecto y, debes recordar que si esto fuera fácil de hacer, cualquiera lo haría”

“El camino está lleno de obstáculos y de gente que quiere que consigas un trabajo de verdad, la razón es porque hacer cine es tan difícil que si tuvieras un poco de sentido común no lo harías, pero la gente que te dice eso es porque ellos mismos no se creen capaces de hacer estas cosas”

“Todos los días debes de creer que puedes realizar tareas que para el resto son imposibles de hacerse, pero debes de confiar en ti porque allá afuera hay mucha competencia, mucha gente con talento y tu meta, es sobresalir, la mejor forma de hacerlo es levantando tu primera película”

Si quieres ver la entrevista completa puedes hacerlo aquí:

NOTA: LA ENTREVISTA ÚNICAMENTE TIENE SUBTÍTULOS EN INGLES

https://youtu.be/aDQpqebvWMc

¿Qué te pareció este consejos? Ayuda a tu comunidad compartiendo un consejo para producir cine.

Síguenos en: @Filmadores