Cómo hacer una película, según Martin Scorsese

Cómo hacer una película, según Martin Scorsese

Martin Scorsese es uno de los directores más influyentes del cine, sus películas han marcado a varias generaciones de cineastas y cinéfilos y han sido ganadoras de numerosos premios como los Óscar, los Grammy y los Primetime Emmy. Sus obras también han destacado en los festivales más prestigiosos del mundo como el festival internacional de Venecia y el festival de Cannes. 

Scorsese se caracteriza por películas plagadas de violencia, acompañadas de música rock y ambientadas (en su mayoría) en la ciudad de Nueva York, sus personajes suelen ser mafiosos y sus historias nos muestran el ascenso y caída de estos. A pesar de su impresionante currículum, Martin Scorsese se asume como un estudiante de cine perpetuo, en numerosas entrevistas lo hemos escuchado hablar sobre su pasión por seguir descubriendo películas, teorías y corrientes cinematográficas, por eso, aquí en Filmadores te queremos compartir lo que para él es imprescindible para hacer una película, acompáñanos. 

Te puede interesar: La diferencia entre toma, plano, escena y secuencia

Las imágenes son las palabras del cine

Hay que aprender a expresarse con las imágenes pues estas son las palabras del cine, cada plano, movimiento de cámara, colores, significan algo, todo detalle mostrado habla por sí mismo. 

Observa tus raíces y lo que te rodea  

Mira el mundo para contar historias, la principal inspiración para cualquier historia es todo lo que has vivido, toda esa energía se transmite en tus narraciones. Incluso las personas que conoces pueden ser tu principal inspiración para la creación de tus personajes pues, entre más personales son las historias, mejor se disfrutan. 

Personajes al borde

Explorar al personaje es explorar las complejidades del ser humano, por eso es importante intentar transmitir lo mejor posible sus emociones, entre más profundo escarbemos mejor entenderemos al personaje, sin importar que sea “bueno” o “malo” pues el ser humano en la vida real es imperfecto, complejo y lleno de emociones.

Construye mundos auténticos 

Como ya se ha mencionado, cada detalle cuenta, por lo que todos los elementos que pongas en tu película deben ser creíbles pues deben lograr que el espectador se envuelva en tu mundo, las películas de Scorsese son violentas porque para él, la violencia es una forma de expresión, así es la vida, tienes que ser sincero al expresar la vida de tus personajes, sea agradable o no .

Música desde la mente 

Si quieres agregar música a tu película esta tiene que ir bien pensada pues la música es parte de la toma, por lo que debe tener un impacto emocional y psicológico en el espectador.

https://youtu.be/qQM5n__0iMA

Dirigir la edición 

Debes ser específico con lo que quieres transmitir, por eso desde que se filma ya se tiene que ir pensando en la edición, los planos tienen que funcionar entre sí, pues todo eso se verá reflejado en la imagen y en cómo unes una con otra, pues el editor tiene que guiarse con lo que filma el director, no tratar de unir un rompecabezas con planos que no tienen sentido, si tienes esto claro no sólo podrás guiar al editor sino también a la audiencia. 

Finalmente, no te cierres, siempre se puede seguir aprendiendo pues nunca sabes que te encontrarás en cada viaje.

Si te gusto síguenos en Filmadores para seguir disfrutando más de estos contenidos.  

Por: Belén Heredia

Síguenos en: @Filmadores


Cuánto gana un editor de cine

Cuánto gana un editor de cine

El amor al arte no lo es todo. Uno también tiene que sobrevivir. Pagar la comida, los servicios (incluídos los servicios de streaming, fundamentales para cualquier cinéfilo) y un largo etcétera. Por esta razón, es importante conocer cuánto se gana (en especie, en dinero) en el medio cinematográfico, pues no basta con la satisfacción artística, en la mayoría de los casos (a veces uno arma algún cortometraje con algún grupo de amigos sólo por el placer de hacerlo, y eso también es válido).

También te puede interesar: Cómo apuntar hacia la mirada de la audiencia, por Martin Scorsese

En esta ocasión, en una emisión más de 2x1, serie original de Filmadores, platicamos con Freddy Noriega, editor cinematográfico, acerca de su labor y de la remuneración económica relacionada con la misma.

Esta charla tiene la intención de servir como guía para todas aquellas personas que quieren dedicarse al cine (ya sea a la edición, al montaje cinematográfico –disciplinas relacionadas directamente con las palabras de Noriega–, o a cualquier rama del séptimo arte) y que quieren conocer de antemano las condiciones laborales que habrán de enfrentar una vez que le entren de lleno a la realización audiovisual. Es una breve revisión del panorama real de ser cineasta en México y de las posibilidades que conlleva el dedicarse a cualquier tipo de actividad relacionada con el mundo del cine. 

Si el video les gusta, no olviden darle like, suscribirse y activar la campanita para recibir contenido similar directamente en sus notificaciones. Además, recuerden que Freddy Noriega imparte el curso de Teoría del Montaje Cinematográfico del catálogo de Filmadores, les dejo acá el temario por si les interesa.

Por último, si tienen algún tema del cual les gustaría que platicáramos en 2x1, alguna queja o sugerencia acerca de la serie o alguna inquietud relacionada con el contenido del canal, les leemos en los comentarios. 

https://youtu.be/p118kxtyA_0

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores


El éxito de una película está en preproducción

El éxito de una película está en preproducción

 

 

El cine, como cualquier arte, necesita de tiempo y dedicación. Así como un escritor se sienta a planear a sus personajes antes de comenzar una historia, o como un dibujante realiza un trazo guía antes de crear el boceto definitivo, o como un boxeador se prepara por un par de meses antes de enfrentar a su oponente, o como... Bueno, creo que la idea se entendió.

Sí, el éxito de cualquier cosa que hagas está en la planeación o, en el caso de una producción audiovisual, en el proceso de preproducción. El caso es tener todo preparado antes de comenzar el rodaje, para evitar contratiempos y eliminar por completo el tan común y dañino "lo arreglamos en post".

En el siguiente video de Escuela para Cineastas, hablaremos de todo lo que tienes que saber acerca de la preproducción y sus beneficios al momento de realizar una película, un TikTok, un video para tu pareja o cualquier cosa que quieras crear.

No olvides suscribirte al canal de YouTube de Filmadores para encontrar más contenido como éste. Hay cosas muy chidas: tanto para aquellos que aman hacer cine como para los cinéfilos de hueso colorado.

Te puede interesar: Los 5 tipos de montaje en el cine, por Sergei Eisenstein

Y antes de dejarte el video acá abajo, ¿de qué otros temas te gustaría que habláramos? Te leemos en los comentarios.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores


La música y el cine, por Ennio Morricone

La música y el cine, por Ennio Morricone

 

 

Hoy se fue uno de los músicos más prolíficos en la Historia del cine: Ennio Morricone. Su legado permanecerá por siempre en la memoria de los amantes del cine. Morricone fue autor de la banda sonora de grandes clásicos del cine dirigidos por Sergio Leone, Dario Argento, Paolo Pasolini, John Carpenter, Brian De Palma, entre otros.

A manera de homenaje, les dejaremos esta entrevista en donde Morricone habla de distintos temas como la función de la música en el cine, de las razones para abandonar la música de orquesta y dedicarse enteramente a componer bandas sonoras, del mito de la inspiración, del valor del trabajo y la dedicación, de la relación entre el trabajo detrás de la música y las ideas del director de una película, etc.

Las palabras del maestro son invaluables y, en un momento como éste, necesarias para atenuar el trago amargo que deja su partida. Además, Ennio Morricone tiene el poder de inspirar a cualquiera a perseguir sus sueños y a trabajar a consciencia para conseguirlos.

Esperamos que esta entrevista les deje tanto como la música de Ennio Morricone le dejó al cine.

Te puede interesar: Los 5 tipos de montaje en el cine, por Sergei Eisenstein

Sin más por el momento, aquí están las enseñanzas del gran maestro:

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores


¿El guion es un género literario?

Guionistas en construcción: ¿El guion es es un género literario?

 

El guion cinematográfico es una disciplina cuya materia prima es la palabra. De la misma forma que un cuento o una novela, el guion utiliza la palabra para generar mundos e historias (ficticias o reales), personajes, etc.

Este tipo de coincidencias entre un texto literario y un guion para cine ha generado un debate amplio acerca de la posible inclusión de esta disciplina en el ámbito de la literatura. Sin embargo, esto no ha ocurrido (ni ocurrirá) por una característica esencial de un libreto cinematográfico: éste no está hecho para ser leído, sino para servir de guía en la realización de un proyecto audiovisual.

No obstante, es necesario ser cuidadosos al momento de realizar esta afirmación, pues si se revisa de forma puntual, no es del todo clara. Un guion para cine sí será leído por el equipo de la película (el director, los actores, etc.); así que habrá que ser más específicos para no dejar espacio a la confusión.

La diferencia entre un texto literario y un guion para cine es el tipo de lectura que éstos demandan. Ambos textos están hechos para ser leídos. Sin embargo, como afirma Robert Stam (2004), el fin último de la literatura es la "fruición estética", es decir, el placer de la lectura; en cambio, el guion es un "esqueleto a la espera de la carne y los tendones de las imágenes", diría Ingrid Bergman.

Te puede interesar: Cómo escribir un guion para documental

Así que, aunque el guion de cine será leído, no está escrito con la intención de provocar el goce estético, sino de darle la estructura necesaria a la realización de una película. Ésta es la razón principal por la cual un libreto para cine no puede ser considerado como un género más de la literatura.

¿Ustedes qué piensan? Los leemos en los comentarios.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores


De hacer cortos sin dinero a estar en pre producción para mi primera película

De hacer cortos sin dinero a estar en pre producción para mi primera película

 

 

Hace unos días me llegó un mensaje preguntándome “¿cómo le había hecho para tener a los actores y la mitad de la producción lista sin aún haber terminado el guión? Así no se hacen las cosas, cabrón”. Mis actores están más que entusiasmados por iniciar el rodaje. Ojo, no estoy diciendo que haremos una película sin guion, al contrario, nos estamos tardando porque como una vez me dijo un guionista el cual le tengo muchísimo respeto: “Debes hacerlo anti-balas, que la gente no pueda cuestionar las acciones porque estará justificado”. Y vaya que esa frase ha retumbado.

Te contaré una historia sobre mi vida y cómo fue que llegué a este punto. Así que ve por tu café, un té o una chela, ponte cómod@ que se va a poner sabrosa la lectura. ¿List@?

Todo inicia cuando terminé la universidad. Como todo universitario pendejo, ya me quería comer el mundo. Recuerdo muy bien que puse un estado buscando actores y actrices, el cual fue ignorado porque pues, ¿quién chingados era yo, no? Que por cierto, hace poco releí el guion y es una basura.

Pero ese mismo mes pasó una tragedia: mi abuela materna muere y todo se fue a la mierda (créeme que escribir esto me apachurra el corazón) y pues ese cortometraje que habíamos planeado un amigo y yo lo terminé botando, no quería saber absolutamente nada de nada.

Hasta que una noche decidí escribir lo que sentía. Todo ese peso que cargaba sobre mis hombros lo terminé plasmando y drenando en una especie de poema/historia sobre un hombre que no podía salir de ese circulo vicioso, ese bucle de depresión y melancolía y, así, fue como escribí “Esperando una Eternidad”, un cortometraje sencillo, con una producción MUY básica, salvo por el personaje principal que quedó increíble –aún tengo el títere de plastilina en casa de mis papás–.

Ganó premios, pero al final de cuentas, lo único que me importa de ese cortometraje fue que lo hice en memoria de mi abuelita, y sé que ella hubiera estado orgullosa de mí.Ahora vamos a algo más divertido, porque ya se bajó el ánimo con este párrafo, lo siento. Por ahí del 2016, tuve la suerte de ser invitado como director para un equipo que formó un amigo en el 48 horas film fest aquí en CDMX. El rally donde hacen un cortometraje en un fin de semana: desde escribirlo y grabarlo, hasta editarlo y entregarlo. Es una experiencia chingona, no te voy a mentir. Conocí personas muy chidas en la fila. El equipo con el que trabajé, increíble. Aún conservo varios amigos con los que hablo a menudo. La verdad fue una experiencia muy chida.

Te puede interesar: “Si después de leer esto, no te inspiraste a grabar un cortometraje, te invito una cerveza”

Mientras estaba en Chilangolandia, me fui con un primo a quien le tengo un inmenso cariño y respeto, él es músico de profesión, lo puedes ver en fonditas tocando o hasta en el metro, pero no es el típico vagonero que anda con su ruidero, es un músico estudiado que disfruta lo que hace: al grado que armó su propio estudio en su departamento.

Mientras estábamos en la calle, amenizando la comida de las personas, decidí grabarlo con mi celular –este dato es importante porque muchas personas no quieren siquiera iniciar con su cortometraje porque no tienen una pinche cámara profesional– y así surgió un pequeño proyecto llamado “Who is?”. Eran micro-documentales sobre personas interesantes que hablaban un poco de ellos y de lo que hacen; todo en menos de 1 minuto. Y al volver a mi ciudad y replantear mi vida, llegué a la conclusión de que quería dedicarme de lleno a hacer cine y este tipo de producciones.

En el 2017, me pasaron a editor de dos páginas bastante grandes llamadas “Tras la cámara” y “Soy Cineasta”. Yo solía hacer live-streams ahí: ayudando y dando consejos –obviamente desde mi punto de vista y hasta lo que alcanzaba a apoyar con mi conocimiento porque ¿quién chingados soy yo?–. La verdad, sólo soy un vato al que le gusta escribir historias; la verdad es que hablo muchísimo y a veces tiendo a darle vueltas a la misma cosa; pero he logrado enfocarme en el punto al que voy… y ya estoy divagando.

Lo que quería decir con todo esto es que gracias a esas páginas, logré darme un pequeño impulso. Me puse como meta de corto plazo hacer un documental. El tema era interesante. Una amiga había logrado salir de Chicago para seguir su sueño como músico, logró entrar a una agrupación de puras mujeres y pues la verdad es que, desde que inicié con mi proyecto de “Who is?”, quería intentar hacer un documental sobre su historia.

¡Venga! todo planeado: Visa aprobada, junté un dinero, amigos me apoyaron con una fondeadora, todo listo, ¡FUGA! Al llegar, la realidad me golpeó bastante cabrón Para empezar no podía estar grabando en el ensayo, MUCHO menos en donde tocan. Logré grabar una que otra cosa, pero nunca pude formalizar el “documental” y a la fecha es de los proyectos que más me duele haber encajonado –pero no olvidado–.

Ese mismo año, al volver a Torreón, inicié, con un Crew pequeño, un proyecto llamado “Una Semana Un Metraje”. Y aquí, amig@s mí@s, es donde se pone divertido. Un cortometraje a la semana: no tenia presupuesto, pero nos las ingeniábamos para lograr sacar el cortometraje. Hubo unos divertidos, hubo unos muy buenos y hubo unos que de plano sí terminaron siendo MUY malos. Mi favorito es uno donde un muy querido amigo mío juega a la ruleta rusa.

Después de haber hecho todos estos cortometrajes, tuve la fortuna de irme a trabajar un tiempo a España, pero esa historia no me gusta contarla, sólo puedo decir que aprendí muchas cosas y volví a México, a Torreón, con una sola cosa en mente: hacer una película antes de cumplir 30 años (Spóiler alert, no lo logré).

Pasaron unos meses y traía una depresión bastante culera. Me repetía a mí mismo: esta ciudad sólo me está ciclando. Y tomé una de las decisiones mas importantes de mi vida: mudarme a CDMX. Le dije a un amigo mi plan y sí, él quería intentarlo también. Ya era un hecho, en enero 2019 nos lanzábamos a la aventura.

Llegamos y un amigo nos dio alojamiento por 4 días en un cuarto donde guardaba todas sus cosas. Yo había conseguido trabajo y necesitaba buscar un departamento o un cuarto lo más pronto posible.Conseguimos un cuarto que tenía un baño propio. Nos quedamos ahí durante un mes y medio –cabe mencionar que la casera se clavó la mitad del depósito–. Luego nos mudamos al sur, por Televisa, donde conseguí un trabajo de noche. Ahora trabajaba en la mañana y en la noche. Esto me causaba un poco de estrés mental, pero al menos logramos conseguir un departamento decente.Pasaron unos meses y mi vida se había vuelto monótona, pero había desempolvado una historia. Estuvimos trabajando en ella –quien ahora es la guionista del proyecto del que les hablaré y yo–. Tiene por título: “Persiguiendo El Amanecer”. Es mi opera prima.

Una historia que he estado escribiendo desde que falleció mi abuela y mi tío, un tiempo después. No dejaba de pensar en eso y, al escribir esta historia (hace 6 años), fui metiendo elementos y detalles relacionados con ellos. Los personajes tienen una personalidad que los terminas queriendo muchísimo.

Pasaron unos meses y sabía que necesitaba orientación para poder sacar este proyecto adelante. Hablé con todos mis amigos que habían trabajado en algún guion que terminó en la pantalla grande, amigos guionistas, personas que trabajan en el medio y recordé que había un director que hizo una película tan conmovedora, que el puro tráiler ya te tiene en lagrimas (si te gustan los perritos, te la recomiendo, se llama “Cometa: él, su perro y su mundo” y ya la puedes ver en Amazon Prime).

Le mande mensaje invitándolo a comer porque quería preguntarle unas cosas sobre su película y aprovechar para pedirle unos consejos. Yo ya en mi mente estúpida pensaba “awebo puedo hacer mi película con poco presupuesto y la pura idea va a vender y ya solo consigo un contacto en Netflix y ya”. Pues déjame decirte que si así piensas, estás igual de pendej@ que yo.Aquí es donde aplico mi “teoría de la chela”. Le pregunté sobre su película, cómo la financió, qué obstáculos tuvo… tú sabes: todo eso. Y luego, ya entrada la conversación, le pregunté sobre cómo podría hacerle yo con mi película. Tuve la confianza de darle el Pitch sin siquiera haberla registrado; fue arriesgado, demasiado… pero cuando le conté el ultimo remate de la historia se quedó callado, le dio un trago a su bebida y me dijo: “quiero producirte”. Me quedé frío.

¿Qué mierda acaba de pasar? ¡Acabo de pitchear una película sin haberme dado cuenta! Yo sólo quería que me diera un consejo y terminé con un productor. ¿Recuerdas la teoría de la chela que mencioné antes? Una chela te puede llevar lejos, es como el Pitch del elevador, la diferencia es que es con chelas. Como todo productor, me pidió el guion. Le dije que no tenía pero sí tenía la historia escrita. Y aquí pasaron 3 meses en lo que la escribíamos y registrábamos.

Una vez con la historia registrada, me dijo: “¿Ya tienes pensado a quién quieres de actor principal?”. Y yo sin dudarlo le dije: “a Humberto Vélez” –el actor de doblaje que hace la voz de Homero Simpson–, “muy bien, ¿puedes contactarlo?”… Jamás había hecho un casting por internet, pero va, le mandé un mensaje por inbox invitándolo a comer y a platicar sobre un proyecto. Aquí es donde aprendí una lección bastante importante: los actores no son inalcanzables. Todo está en cómo los busques, cómo les cuentes el proyecto y, sobre todo, en SER DIRECTO en todo momento. Lo que más odian es que les mientas. Quizá no tengas dinero para hacer tu proyecto, pero nunca sabes lo que podría suceder.

 

Lo mismo sucedió con Gabriel Chávez y Octavio Rojas: los invitamos a comer, les platicamos el proyecto, hablamos de números y de la idea en general, y puedo decirte que todo ha fluído de una manera increíble.Los personajes tienen una personalidad tan real que cuando vi a los 3 actores juntos, no podía dejar de pensar en mis personajes. Es increíble cómo cada uno de ellos está destinado a personificarlos. Es como una sincronía que no podía ser mas perfecta.

Si quieres inscribirte a alguno de nuestros cursos en línea, da click aquí

Ya te escucho diciendo: “¡Ah, cómo eres mamon!”, pero es que es cierto, tanto nuestra guionista como nuestro productor están más que sorprendidos de todas las coincidencias que hemos descubierto a lo largo de esta pre-producción.

Por último, te daré un consejo que le daría a mi yo de hace 9 años: la vida te va a patear las bolas, así que agárrate. Sigue escribiendo, creando, grabando, harás cortometrajes culerísimos, pero aprenderás. Piensa bien y procura no cometer el mismo error 2 veces. Y también recuerda esto: el crew es lo mas importante. Haz muchos amigos y una chela siempre puede llevarte lejos. No desperdicies oportunidades, arriésgate y sobre todo, no pierdas el camino.

Por: Blake Zúñiga

Síguenos en: @Filmadores


¿Qué es una 'película de culto'?

¿Qué es una 'película de culto'?

 

Hay muchos términos que se utilizan en el argot cinematográfico y que se da por entendido que todo mundo sabe lo que significan. Sin embargo, esto no siempre es así. En muchas ocasiones se confunde el sentido de ciertas frases y conceptos. 

Tal es el caso del término 'película de culto'. Se escucha y se lee por todos lados, pero es común que se emplee sin fundamento. En estas líneas descifraremos el sentido esencial de este concepto para disipar los males que lo aquejan.

Primero, habrá que definir lo que se entiende por "culto". Según el Diccionario de la Lengua Española de la RAE, una de las acepciones de 'culto' es la siguiente: "honor que se tributa religiosamente a lo que se considera divino o sagrado"; otra acepción es ésta: "admiración afectuosa de la cual son objeto algunas cosas".

Así que, básicamente, el culto es un tributo hiperbólico a un objeto preciado, ya sea un amuleto, una persona o una película. Cuando se habla de una 'película de culto' se hace referencia a una obra audiovisual que ha adquirido una sólida base de fanáticos que la califican como un producto enmarcado entre los mejores.

Esto por un lado. Sin embargo, el concepto aún tiene otras implicaciones. Se sabe, por ejemplo, que las películas de Marvel cuentan con un fandom gigantesco que defiende cada película de dicho universo a capa y espada. No obstante, estas películas no son consideradas como cintas de culto por la siguiente razón.

Cuando se habla de una 'película de culto' se hace referencia a una cinta de serie B, es decir, de bajo presupuesto, o bien, que no tuvo los reflectores merecidos en el momento de su estreno y que, con el paso del tiempo, fue rescatada del olvido y revalorizada tanto por la crítica como por los espectadores.

Te puede interesar: Qué es un Storyboard y para qué se utiliza

En el caso de Marvel, aunque tenga una base sólida de seguidores, sus productos no surgen de las sombras. Son películas con producciones millonarias y con enormes campañas de comercialización que aseguran éxitos inmediatos.

Ahora bien, si unimos lo dicho acerca del significado de los tributos con el matiz de las películas de serie B que se convirtieron en obras insertadas en el canon de gran parte de la comunidad cinematográfica, tendremos como resultado el sentido fundamental del término 'película de culto'.

Ejemplos hay muchos: Perros de reserva, de Tarantino, una película grabada con escaso presupuesto: una sola locación, actores novatos –que participaron con el director más por amistad que por dinero y que, más adelante, se convirtieron en estrellas consolidadas–; The Rocky Horror Picture Show, un musical que hoy es homenajeado por el mundo del cine, pero que en su momento ni siquiera se estrenó fuera de Australia; etc. Cintas que transitaron desde las dificultades hacia la cima del éxito; es decir, películas de culto.

Nos leemos la próxima.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores


3 cosas que NO debes hacer en el cine

3 cosas que NO debes hacer en el cine

 

Sé que esta lista de cosas que NO debes hacer en el cine podría sonar bastante obvia; sin embargo, en vista de lo que ocurre en casi todas las salas nacionales, es un listado más que necesario. Así que vamos allá.

 

  1. NO hables durante la función

Si quieres platicar, podrías ir a una de las más de 34’628 cafeterías que existen a lo largo de la República Mexicana (según datos del INEGI... ok, no, es una cifra inventada, pero seguro hay un montón de espacios en donde le puedes dar rienda suelta a esas inquietudes que necesitas expresar).

Por otro lado, recuerda que todas las personas que asisten a la función, curiosamente, están viendo la misma película (komo lo supo?... :O). Así que no es necesario que recalques lo que todo mundo acaba de ver en la pantalla o hagas un comentario respectivo a cada maldita escena.

Y por oootro lado, se dice que “en boca cerrada no entran moscas”. Este principio también aplica para el Coronavirus (ay sí, no?): si no hablas, el COVID-19 no podrá entrar por tu boca.

  1. NO uses tu celular (o smartphone o como le diga la chaviza)

Sé que el ritmo de vida que se lleva en la actualidad es muy acelerado. Uno debe estar pendiente del entorno todo el tiempo, ya sea de manera física o virtual. Y en muchas ocasiones la ansiedad que esto produce es abrumadora. Uno tiene que estar revisando constantemente las notificaciones de cada aplicación y se la pasa pendiente de todo y de nada a la vez.

Un tip: si ya te tomaste el tiempo de ir al cine, arovecha el momento y entrégate completamente a lo que sucede en la pantalla. Te aseguro que disfrutarás mucho más la película.

Además, la gente que está a tu alrededor te lo agradecerá. El brillo de tu celular es una distracción y una patada en la ingle para todos los demás asistentes que sí quieren poner atención a la película.

Apaga tu celular y disfruta la función.

Te puede interesar: ¿Qué hace un Director de cine?

 

  1. NO patees el asiento de enfrente (ni el de al lado, ni el de arriba, ni ninguno)

Toma asiento y relájate, nada malo pasará (o hay muy pocas probabilidades de que algo malo pase). Esto te ayudará a mantener tus piernitas en el espacio que les corresponde sin necesidad de darle de patadas al asiento de enfrente (o al de al lado, o al de arriba, o a cualquiera).

Es muy incómodo que alguien te esté jodiendo a patadas mientras intentas poner atención a la pantalla. Más que convertir el asunto en una experiencia en 4D, todo se transforma en un asunto estresante y horrible.

 

Y creo que ya. Es una guía básica pero infalible para triunfar en sociedad.

Una última cosa: si vas al cine y te toca lidiar con personas que no siguen las reglas enlistadas arriba, pues también relájate y deja que las cosas fluyan (como quien dice: ya ni pedo). Recuerda que el cine es una experiencia colectiva y tampoco te conviene desgastarte peleando contra todo mundo.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores


¿Qué hace un Director de cine?

¿Qué hace un Director de cine?

 

El cine es un trabajo en equipo en el que intervienen un montón de personas que unen su talento para sacar a flote un proyecto audiovisual. Todo el crew es importante y cada uno de los integrantes de éste juega un papel esencial en la realización de una película. Sin embargo, hay una persona en específico cuyo peso en un set de grabación se impone al de los demás: me refiero al director de la película.

Un director de cine debe liderar al equipo para lograr plasmar una sola idea en la pantalla. Éste se encarga de tomar la última decisión con respecto a las distintas piezas que componen un proyecto audiovisual, con el fin de que cada elemento fluya en armonía con los otros.

Podríamos imaginar a un director de cine como un director de orquesta. Mientras que uno dirige a sus músicos para que los instrumentos de viento, las percusiones, y las cuerdas entren a tiempo y logren una pieza musical armoniosa; el otro debe supervisar que la fotografía, el vestuario, la escenografía, los actores, etc., logren una coherencia integral.

Te puede interesar: Arturo Ripstein y sus primeros pasos en el cine

Sí, suena muy bonito y todo, pero, como bien decía Stan Lee: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Aunque el director de cine tiene la jerarquía más alta en la toma de decisiones, también lleva sobre sus hombros la obligación de hacer que las cosas funcionen de manera correcta.

Para que el concepto quede más claro y se disipe cualquier tipo de confusión, les hemos preparado un video en donde les contaremos, paso a paso, en qué consiste la labor de un director de cine. No olviden suscribirse al canal de YouTube para mantenerse al tanto de todo el contenido que cocinamos para ustedes.

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores


Filmar desde una comunidad indígena

Filmar desde una comunidad indígena

 

Del 4 al 8 de diciembre del 2019, se llevó a cabo la 5ª edición del Festival del Puerto, en Puerto Escondido, Oaxaca. Además de ser un evento en donde el cine se disfruta de una manera incomparable, el Festival también es un encuentro de creadores –guionistas, productores, directores, etc.–, cinéfilos y público en general que desemboca en una experiencia totalmente enriquecedora.

Y es que uno no sólo va a conocer propuestas de cine mexicano que difícilmente llegan a carteleras comerciales; sino que también va a empaparse integralmente de aprendizaje cinematográfico.

Por ejemplo, cuando estuve allí tuve la oportunidad de platicar con Joshua Gil, director de Sanctorum, cinta inaugural del Festival. La película versa entre la violencia ejercida por el narco en la comunidades originarias de cierta región de Oaxaca y la magia que arropa la cosmovisión de estas comunidades.

Justamente, platicamos acerca de su acercamiento a estas zonas y de su relación con los integrantes de dichas comunidades. También me contó un poco acerca del rol que las personas del lugar desempeñaron en la producción de la película y, en general, me habló de la experiencia de grabar en este sitio de Oaxaca.

Te puede interesar: Cómo dirigir actores y no actores, por Alfonso Cuarón

No les voy a contar más, mejor les voy a dejar lo que pude rescatar de nuestra conversación para que se den una idea de las implicaciones, los retos y la manera de planear un rodaje desde una comunidad indígena.

Antes de que se me olvide, hace algunos días vi que Sanctorum fue parte de la programación del Berlin Film Festival 2020. Así que, sin duda, en cuanto tengan oportunidad, deben buscarla en internet [Joshua, si estás leyendo esto, no me odies] o verla como puedan, no se van a arrepentir.

¡Nos vemos en la próxima edición del Festival del Puerto!

Sígueme en Twitter: Fernando Valdez

Síguenos en: @Filmadores